Un arma poderosa

—¡No fue mi culpa, mamá! —exclamó Diego mientras regresaban a la casa, después de la escuela.  Su madre lo había recogido de la oficina del director—.  ¡No tenía otra opción!  Jared me dijo que soy un perdedor.  ¡No podía dejar que me hablara así!  ¡Merecía que lo empujara!

Su mamá frunció el ceño.

—Eso no es verdad, Diego.  No puedes seguir reaccionando así cada vez que te enojas.  Es la tercera vez en este año.

Cuando el niño llegó a casa, se sentó emocionado a jugar su videojuego favorito, «El amo de las espadas».  Le encantaba capturar la espada de cristal, que le daba el poder para derrotar a cualquier enemigo.

—¡Sí! —gritó de emoción cuando desbloqueó la espada y la usó para vencer a un villano.  En ese momento se dio cuenta de que su madre lo observaba por encima de su hombro.

—Ese es un juego interesante —observó mamá—.  ¡Esa espada te da tanto poder!

Diego sonrió.

—¡La espada de cristal es la mejor arma de todas!

—¿Sabes?  También tienes una espada disponible en tu vida real —dijo su madre con una sonrisa.

El niño puso su juego en pausa.

—¿De verdad?

—Claro que sí.  La Biblia dice que la Palabra de Dios es más afilada que toda espada de dos filos.  Es un arma poderosa que podemos usar para luchar contra las mentiras del enemigo, porque nos recuerda que tenemos el poder del Amo de la Espada.

Ahora Diego estaba realmente intrigado.

—¿El Amo de la Espada?

Mamá asintió.

—En otro versículo dice que la Palabra de Dios se llama la espada del Espíritu.  Debido a que confiamos en Jesús, tenemos el poder del Espíritu Santo, quien abre nuestros ojos a la verdad de la Biblia y nos da las fuerzas para hacer lo que dice y elegir el amor por encima del pecado —la madre hizo una pausa y luego agregó—: Tu juego me dio una idea.  Toma tu Biblia, cartulinas y un lápiz.

Juntos, Diego y su madre buscaron versículos sobre el amor al prójimo y cómo controlar el enojo.  Diego los escribió en unas tarjetas.

Su madre sostuvo en alto una tarjeta y dijo:

—Diego, esta es tu arma.  Te recordará que, a través del Espíritu Santo, tienes el poder para amar cuando sientas la tentación de reaccionar con enojo y odio.  Trabajemos en memorizar estos versículos ahora mismo.

—Está bien, mamá —Diego sonrió—.  ¡Me gusta mucho la idea de tener una poderosa espada propia!

LAURA KUEHN

LA PALABRA DE DIOS ES UN ARMA PODEROSA

VERSÍCULO CLAVE: HEBREOS 4:12 (NVI)

CIERTAMENTE, LA PALABRA DE DIOS ES VIVA Y PODEROSA, Y MÁS CORTANTE QUE CUALQUIER ESPADA DE DOS FILOS.

¿Hay algún pecado en tu vida con el que batallas pero parece que no puedes derrotar?  Nuestro enemigo, Satanás, quiere que pensemos que no podemos evitar caer en el pecado, pero esa es una mentira.  La Biblia dice que Jesús conquistó el pecado en la cruz y, porque confiamos en Él, el pecado no tiene poder sobre nosotros.  ¡No tenemos que ceder al pecado, porque hemos recibido el poder del Espíritu Santo!  En tus batallas contra el pecado, sostén con fuerza la espada del Espíritu, es decir, la verdad de la Palabra de Dios, para que puedas cortar de raíz las mentiras de Satanás.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.