Un árbol diferente

“Mamá”, llamó Mario, “¿está bien si papá y yo vamos a una caminata antes de la cena?”  La madre estuvo de acuerdo, así que partieron.  La familia pasaba la semana en un lago y a Mario le encantaba caminar en la naturaleza con su padre.  Ese día el niño tenía una pregunta importante.  “La gente no puede darse cuenta de que somos cristianos al vernos, ¿verdad?”, preguntó.

“Bueno, no por nuestra apariencia física, pero quizá sí al observar nuestras vidas.  La forma en que vivimos podría darles una pista”.  Papá miró a su alrededor.  “¿Ves esa montaña de arena con todos los árboles encima?”, preguntó.  “¿Alguno de ellos llama tu atención?”

“Eh.. ¡ya sé!”, señaló Mario.  “El que está ahí, el que crece a un lado de la colina”.

El padre asintió.  “Elegiste ese árbol porque es diferente.  Y la gente con frecuencia verá que también eres diferente”. 

“Pero ¿cómo?”, preguntó Mario.  “Todavía no soy tan grande.  ¡Solo tengo diez años!”

“Ese árbol tampoco es muy grande”, contestó papá, “pero es especial, y tú también.  Jesús te hizo una persona nueva.  Puedes mostrarles a los demás cómo Él te ha cambiado en tus actitudes hacia ellos.  Cuando tratas a los demás con paciencia, bondad y consideración, demuestras la diferencia que Jesús ha hecho en tu vida”.

“Oh, sí”, afirmó Mario, pensativo.  “¿Somos diferentes en alguna otra cosa?

“Bueno, a veces nuestras actividades deben ser distintas a las de nuestros amigos”, explicó el padre.  “Cuando hacemos que la iglesia sea nuestra prioridad frente a otras actividades del fin de semana o decidimos no participar en algo que sabemos que está mal o que no es sabio, los demás pueden ver que somos diferentes”.

“Creo que lo entiendo”, aseguró Mario.  “Si vivo de un modo distinto porque confío en Jesús, las otras personas se darán cuenta, ¿verdad?”

“Esa es la idea”, expresó papá.  “Si te preguntan, cuéntales que Jesús hace la diferencia en tu vida.  Pero aun si nadie lo toca, Él sigue obrando en ti y eso es lo más importante”.

“Sí”, asintió el niño.  “¡Oye!  ¿No crees que deberíamos volver?  ¡Vi que mamá sacaba los bistecs para la cena!”

“Sí, ya tentemos que irnos”, indicó su padre.  “¡Tengo que encender la parrilla!”  —  DEBORAH S. MARETT

SÉ DIFERENTE POR JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: 2 CORINTIOS 5:17

DE MODO QUE SI ALGUNO ESTÁ EN CRISTO, NUEVA CRIATURA (NUEVA CREACIÓN) ES; LAS COSAS VIEJAS PASARON, AHORA HAN SIDO HECHAS NUEVAS.

¿Pueden ver los demás que eres diferente?  ¿Tus acciones y actitudes demuestran que eres cristiano?  Si confías en Jesús, Él te ha hecho una persona nueva.  Cuando lo pones en práctica, los demás podrán ver el cambio que Él ha hecho en tu vida.  Permite que las otras personas vean la diferencia que Jesús hace en ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.