Tesoros en el cielo

Teodoro y Tamara tenían alineadas varias monedas en el piso de la sala cuando su madre salió de la cocina con su café.  “Guau, ¡han acumulado muchas monedas!”, observó mamá al sentarse a la mesa.

“¡Ya tengo las monedas de casi todos los estados!”, exclamó Teodoro con una sonrisa.

“¿Ya tienes la de Michigan?”, preguntó Tamara, sosteniendo en alto una moneda de 25 centavos.

“¡Cámbiamela!”, rogó Teodoro.  “¡La necesito!”

“Hijos, su colección de monedas me recuerda que hoy es el último día para llevar el dinero para el programa de alimentación infantil de la iglesia”, comentó su madre.  “¿Recordaron apartar una cantidad para los niños de nuestra comunidad que tienen necesidades?”

“¡Mamá, no tengo nada para dar!”, se quejó Teodoro.

“Sí y, además, esta semana iremos a empacar comida para los niños y tú ya compraste alimentos que vamos a llevar”, añadió Tamara.

Su madre bebió un sorbo de su café.  “Déjenme contarles algo que aprendí cuando tenía su edad.  Dios recibe honor cuando Le damos nuestro tiempo, talento y tesoros.  Eso debería ser fácil de recordar, porque los nombres de ambos comienzan con T”. 

“Estamos sirviendo con nuestro tiempo al ayudar a empacar la comida para los niños, y somos súper rápidos, ¡así que supongo que ese es el talento!”, comentó Tamara con una risita.

Teodoro quedó mirando su fila de monedas.  “Creo que me he olvidado de darle a Dios mi tesoro”.

“Yo también lo olvido a veces”, respondió mamá.  “Entonces recuerdo un versículo en Mateo que dice: ‘Acumulen tesoros en el cielo… porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón’.  Ese versículo me recuerda que, debido a que Jesús me salvó y me dio vida eterna, ¡soy rica!  En lugar de tratar de aferrarme a los tesoros terrenales, tengo que enfocarme en mi tesoro celestial al recordar el amor de Jesús y compartirlo con los demás.  Ese es el tipo de tesoro que realmente vale”.

Teodoro se levantó de un brinco.  “Bueno, voy a conservar mi colección de monedas, pero sí tengo unos billetes que ayudarán a estos niños”.

“¡Yo también!”, afirmó Tamara.  “Puede que tengamos un tesoro de monedas aquí en la tierra, ¡pero tenemos un tesoro aún mejor en el cielo, con Jesús!”  —  SAVANNAH COLEMAN

ACUMULA TESOROS EN EL CIELO

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 6:20-21

ACUMULEN TESOROS EN EL CIELO… PORQUE DONDE ESTÉ TU TESORO, ALLÍ ESTARÁ TAMBIÉN TU CORAZÓN.

¿Te estás enfocando en el tesoro por el cual Jesús murió y resucitó para darte?  ¿O te concentras más en los tesoros que tienes (o no tienes) aquí en la tierra?  Puede ser difícil enfocarnos en las cosas eternas cuando estamos rodados por las cosas de este mundo, pero el tesoro eterno es el único que perdura.  Acumula tu tesoro en el cielo al enfocarte en Jesús y demostrar a los demás Su amor.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.