También son humanos

Adán levantó la mirada con un poco de miedo cuando oyó que la puerta trasera se cerraba de golpe.  Sabía que ese ruido significaba que su padre había llegado a la casa.  Antes papá solía venir a casa de buen humor, ansioso por platicar con su familia.  Pero últimamente estaba tan malhumorado y cascarrabias que Adán no sabía que esperar.  Ahora casi le daba miedo estar cerca de su padre y eso le ponía triste.  Sentía que había perdido a su papá.

Con un suspiro, Adán recogió sus tareas de la mesa de la sala y se dirigió a su habitación.  “Mejor me voy antes que papá se enoje conmigo””, pensó.  Podía oír a su madre y su padre que conversaban en la cocina.

Cuando terminó sus tareas, Adán fue a ver si polía ayudar a su mamá para la cena.  Para su sorpresa, sus padres estaban en la mesa de la cocina, ¡tomados de las manos!  Era evidente que habían estado llorando.  Sintió vergüenza y rápidamente se dio vuelta para irse.

Su papá lo llamó para que regresara.  “No te vayas, hijo”, indicó.  “Por favor, siéntate.  Tengo que hablar contigo”.

Adán se sentó, nervioso.

“Sé que no ha sido muy agradable estar cerca de mí últimamente”, confesó su padre, “y realmente lo siento.  Quiero pedirte que me perdones”.

“Claro, papá.  Mamá me contó que estabas bajo mucha presión en el trabajo.  Está bien”.

“Gracias, hijito, pero la forma en que he actuado no está bien”, afirmó su padre.  “La frustración en el trabajo es una pésima excusa para mi comportamiento, ¡y lo lamento mucho!  Le he pedido a Jesús que me perdone y lo ha hecho.  Mamá también me perdonó y ahora te pido a ti que me perdones y que ores por mí.  Con la ayuda de Dios, voy a mejorar.  Quiero ser un verdadero padre para ti otra vez”.

Con lágrimas en los ojos, Adán saltó de su silla y abrazó a su papá.  Estaba tan feliz de tener de regreso a su papá y con mucho gusto estaba dispuesto a orar por él.  “Debí haber empezado a orar hace mucho tiempo”, pensó.  —  DORIS J. SCHUCHARD

LOS PADRES NECESITAN ORACIÓN

VERSÍCULO CLAVE: EFESIOS 1:17

PIDO QUE EL DIOS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, EL PADRE DE GLORIA, LES DÉ ESPÍRITU DE SABIDURÍA Y DE REVELACIÓN EN UN MEJOR CONOCIMIENTO DE ÉL.

¿Esperas que tus padres sean perfectos?  Es importante que recuerdes que son humanos, tal como tú, y que lidian con sus propios problemas y frustraciones, e incluso con cosas que ni siquiera sabes.  Cuando actúan de maneras que no entiendas, asegúrate de orar por ellos.  Aun cuando todo parecería ir bien, todavía necesitan de tus oraciones y apoyo.  Ora regularmente con tus padres.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.