Sin mirar atrás

¿Qué hace, señor Montenegro?”, preguntó Braulio cuando vio que su vecino sacaba unas herramientas.

“Voy a usar mi cultivador para deshacerme de las malas hierbas”, contestó el señor Montenegro.  “¿Quieres ayudarme?”

“Claro”, afirmó Braulio.

El señor Montenegro encendió el cultivador y le enseñó a Braulio cómo funcionaba.  “Comienzas aquí y mantienes la vista fija en el espacio entre las plantas.  Camina derecho por la fila.  Cuando llegues al final, avanzas a la siguiente fila”.

Braulio comenzó, emocionado.  Le costó un poco acostumbrarse, pero su confianza creció cuando las malas hierbas desaparecían en cada fila.  Casi había terminado cuando oyó que alguien gritaba su nombre.  El niño volteó la cabeza y vio a la señora Montenegro, que sostenía un vaso de limonada.  “Ven, toma un descanso”, exclamó.

Sonriente, Braulio se dio vuelta para apagar la máquina.  Para su consternación, vio que mientras había mirado hacia atrás a la señora Montenegro, la máquina se había virado y arrancado algunas de las plantas del huerto.

El señor Montenegro también vio lo que había sucedido.  “No te preocupes por eso, Braulio”, aseguró.  “El daño no es mucho.  Ven a tomar limonada y luego podrás terminar la última fila”.

Mientras estaban sentados bajo un árbol con su limonada, Braulio mencionó un problema que tenía con unos viejos amigos.  “Siempre me insisten que haga cosas que antes solía hacer”, comentó.

“¿Y por qué ya no las haces?”, preguntó el señor Montenegro.

“Bueno, ahora soy cristiano”, respondió Braulio con un suspiro.  “Sé que estaría mal hacer algunas de esas cosas, pero… a veces parecen divertidas”.

El señor Montenegro miró su huerto.  “Cuando te diste vuelta mientras trabajabas en el huerto, eso arruinó una de las filas de plantas; y mirar atrás a tu viejo estilo de vida podría causar que hagas cosas que no pertenecen a tu nueva vida con Jesús.  En vez de mirar atrás a tus viejos amigos, fija tu mirada en Jesús y busca dirección para tu nueva vida en Su Palabra.  Puede que Él te muestre el modo de alcanzar a tus viejos amigos, sin involucrarte en tu vieja manera de vivir”.

Braulio asintió.  “Está bien, así lo haré”.  El niño tomó el cultivador.  “¡Después de terminar con la última fila!”  —  RAELENE E. PHILLIPS

NO MIRES ATRÁS A TU VIEJA VIDA

VERSÍCULO CLAVE: LUCAS 9:62 (PDT)

JESÚS LE DIJO: “AQUEL QUE EMPIEZA A ARAR UN CAMPO Y MIRA HACIA ATRÁS, NO SIRVE PARA EL REINO DE DIOS”.

¿Miras atrás con frecuencia las cosas que solías hacer antes de conocer a Jesús?  Él promete que la vida con Él es mejor que cualquier cosa que hayamos tenido antes, pero so no significa que será fácil.  Tendrás que soltar los hábitos pecaminosos… e incluso los viejos amigos que quieren que sigas haciendo esas cosas.  En lugar de mirar atrás, pon tus ojos en Jesús.  Confía en que Él te guiará en tu nueva vida con Él.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.