Señor Asombroso

Julián, Gabriel y Edgar se abrazaron haciendo un círculo en el parque.  “¿Qué vamos a jugar hoy?”, preguntó Gabriel.

“Juguemos a los superhéroes”, sugirió Julián.  “Yo seré el Señor Asombroso y vendré a salvarlos de los villanos”.

“Uno, dos, tres, ¡SUPERHÉROES!”, gritó Edgar.

“¡Señor Asombroso!  ¡Por aquí!”, exclamó Gabriel.  “¡Los malos están ganando!”

“¡Ja, ja!”, rio Julián.  “¡No escaparán!  ¡Estoy aquí para salvar a todos!”

Edgar fingió que sus manos estaban atadas en su espalda y clamó: “¡Rápido!  ¡Desáteme, Señor Asombroso, y le ayudaremos!”

Julián corrió hacia Edgar e hizo un gesto para saludar a su maestra cuando pasó a su lado.

“¡Mire, señorita Suárez!”, señaló.  “¡Estamos jugando a los superhéroes!  Soy el Señor Asombroso y Gabriel y Edgar me están ayudando a pelear contra los villanos”.

“¿Saben una cosa?”, indicó la señorita Suárez.  “Verlos jugar a los superhéroes me recuerda a otro tipo de héroes… los de la Biblia”.

“¿La Biblia tiene superhéroes?”, preguntó Edgar, sorprendido.  “¿Pueden levantar cosas pesadas con sus superpoderes como el Señor Asombroso?”

La señorita Suárez sonrió.  “Bueno, no tenían esa clase de superpoder, pero tenían uno especial: ¡el poder de Dios!”

“¿Qué es el poder de Dios?”, preguntó Julián.

“Es la fuerza que Él te da para hacer algo que no podrías hacer por tu cuenta.  En la Biblia, Dios dio fuerza especial a un jovencito llamado David, el cual peleó con un gigante y ganó.  Un guerrero llamado Josué derrotó a un enorme ejército con la ayuda de Dios y las murallas de la ciudad se derribaron.  Otro hombre, llamado Elías, se enfrentó a 450 hombres malvados que no creían en Dios.  ¿Y sabes por qué fueron superhéroes?”

“¿Por qué?”, preguntaron los tres niños al unísono.

“Para que Dios pudiera mostrar cuán fuerte y poderoso es Él.  Estos hombres no hicieron sus hazañas en su propio poder, sino que fue el Espíritu de Dios el que obró a través de ellos”.

“¿Podemos ser superhéroes como los de la Biblia?”, preguntó Gabriel.

“Claro que sí, porque los tres conocen a Jesús y tienen el Espíritu Santo en su interior.  Él les da poder para hacer cosas grandes, como obedecer a Dios y mostrar Su amor a los demás, aun cuando sea difícil o les asuste”.

“¿Saben qué creo?”, preguntó Julián con una sonrisa.  “¡Eso sí es ASOMBROSO!”  —  KELLY HOPE

DIOS TE DA PODER

VERSÍCULO CLAVE: 1 JUAN 4:4

USTEDES SON DE DIOS Y HAN VENCIDO A LOS FALSOS PROFETAS, PORQUE MAYOR ES AQUÉL QUE ESTÁ EN USTEDES QUE EL QUE ESTÁ EN EL MUNDO.

¿Sabías que Dios da poder y fuerzas a los que confían en Jesús?  Dios es mayor que cualquier cosa que puedas afrontar y siempre está contigo.  Cuando enfrentes algo difícil, confía en que Él te ayudará.  Te quedarás asombrado con lo que Dios hará en tu vida.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.