Sacrificio por la libertad

Néstor hizo un gesto de dolor al momento que tres balazos irrumpieron en el aire, lastimando sus tímpanos, uno tras otro.  Se aguantó el llanto mientras los soldados tomaban la bandera del ataúd de su hermana y la doblaban en un triángulo.  Se la presentaron a su padre, quien la tomó y la puso cautelosamente en su regazo.  Néstor miró fijamente el ataúd, tratando de entender cómo el cuerpo de Diva, que siempre había desbordado vida, podría entrar en algo tan pequeño.

Después del funeral, Néstor se limpió las lágrimas mientras él y sus padres caminaban a su automóvil.  “No puedo creer que Diva se haya ido”, expresó.  “¿Cómo pudo Dios permitir que esto suceda?”

Su madre aspiró y tomó su mano.  “No lo sé.  En momentos como este, lo único que podemos hacer es confiar en Él y recordar que está con nosotros, a pesar de que no entendamos”.

Néstor estuvo callado en el camino a casa.  El niño observó la fila infinita de personas por afuera de la ventana, gente comiendo en restaurantes, comprando flores, jugando en el parque.  Finalmente se hartó.

“¡No es justo!”, exclamó.  “Diva murió sirviendo a su país, pero a nadie parece importarle.  La gente sigue con su vida normal, como si nada hubiera pasado”.

Papá levantó sus ojos humedecidos para ver por el espejo retrovisor.  “Sé que es difícil ver a personas que viven normalmente en un día como este, pero no puedes echarles la culpa.  Ellos no conocieron a Diva y no saben que falleció”.

Néstor sintió que las lágrimas llenaban sus ojos.  “Bueno, deberían.  ¡Ella murió para protegerlos!”

Mamá se dio la vuelta para mirarlo.  “Muchas personas han dado sus vidas por nuestra libertad y protección, y probablemente jamás habíamos pensado mucho en eso.  Después de perder a Diva, nosotros apreciaremos su sacrificio mucho más ahora”.

“Y aun si otras personas no saben o no les importa el sacrificio de Diva, a Dios sí”, agregó el padre.  “Él Sacrificó a Su propio Hijo por nuestra libertad.  Debido a que Jesús murió para liberarnos del pecado, sabemos que Él está con nosotros en nuestro sufrimiento.  Lo mejor de todo es que abemos que Diva a está ahora con Él y que algún día la volveremos a ver”.

Su padre asintió.  “Siempre recordaremos a Diva y el sacrificio que hizo por nuestro país.  A lo mejor su historia pueda ayudar a más personas para que conozcan sobre Jesús y el sacrificio que Él hizo por nosotros”.  – COURTNEY LASATER

JESÚS MURIÓ PARA QUE PODAMOS SER LIBRES

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 8:36

SI EL HIJO LOS HACE LIBRES, USTEDES SERÁN REALMENTE LIBRES.

¿Conoces a alguien que haya hecho sacrificios para que otros puedan tener libertad y protección?  Quizá esa persona incluso haya perdido su vida en el servicio a otros.  Jesús hizo el sacrificio supremo cuando murió para liberarnos del pecado.  Por causa de Su sacrificio, sabemos que siempre está con nosotros y algún día hará que todo se arregle.  Confía en que Él te hará libre.  (Haz clic aquí para que conozcas acerca de las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.