Reemplaza tus viejos hábitos

—¡Alerta de meteoritos! —le gritó la niña con el casco espacial a su hermano desde la casa del árbol—. ¡Tenemos que pulverizarlos!

Ambos niños levantaron sus pistolas láser de juguete y apuntaron al cielo.

—¡Piu! ¡Piu! ¡Piu!

Olivia rio al mirar el video borroso desde el sofá y le dio un codazo a su madre.

—Mamá, ¿en verdad esos son tú y el tío Pepe? Antes solías ser tan… ¡divertida!

—También fuimos niños un día, ¡como tú! —mamá sonrió—. Me alegra que el abuelo haya convertido nuestros viejos videos a DVD para que podamos verlos.

La madre y el tío Pepe se desvanecieron de la pantalla y apareció una toma aérea de un estadio de fútbol. Un locutor exclamó:

—¡La Politécnica ha ganado! ¡La multitud enloquece!

Olivia se quedó mirando el televisor, confundida.

—¿Qué es esto? ¿El tío Pepe estaba en ese partido de fútbol?

Mamá rio y detuvo el video.

—No, el abuelo grabó ese partido de la televisión. Después de ver el juego que grabó, retrocedió el casete, lo puso en su cámara de video y nos filmó a Pepe y a mí. Solo quedó un poquito del partido al final.

—Si ya no necesitaba el video del partido, ¿por qué no lo borró?

—Oh, un casete de VHS no es como un archivo de computadora. No puedes aplastar un botón para borrar algo. Lo único que puedes hacer es grabar algo en su lugar —la madre dejó a un lado el control remoto—. Es parecido a lo que Dios hace con nosotros.

—¿A qué te refieres? —preguntó Olivia.

—Cuando confiaste en Jesús, Él te hizo una persona nueva y te dio Su Espíritu Santo, que está trabajando para hacerte más parecida a Él. Poquito a poquito, Dios obra para grabar encima de tus viejos hábitos para darte una nueva manera de vivir. Pero tu vieja naturaleza todavía quiere controlarte.

—Entonces, a pesar de que le pertenecemos a Jesús, ¿todavía pecamos>

—Sí. Por eso la Biblia nos dice que tenemos que desvestirnos de nuestra vieja naturaleza para ponernos una nueva. Cuando recordamos que Jesús nos hizo personas nuevas, eso nos ayuda a dejar atrás nuestra vieja naturaleza egoísta.

—Qué mal que no podamos borrar nuestra pecaminosidad —lamentó Olivia.

—Lo sé, pero un día, cuando Jesús regrese para hacer nuevas todas las cosas, Él la borrará —mamá estiró su pulgar y su dedo índice como si fuera una pistola láser—. ¡Mientras tanto, podríamos fingir que pulverizamos nuestro pecado!

—¡Qué divertido! —Olivia se levantó del sofá de un brinco y levantó su propia pistola formada con sus dedos—. ¡Piu! ¡Piu!

JUAN LEATHERMAN

REEMPLAZA LO VIEJO CON LO NUEVO

VERSÍCULO CLAVE: EFESIOS 4:22-24 (NVI)

SE LES ENSEÑÓ QUE DEBÍAN QUITARSE EL ROPAJE DE LA VIEJA NATURALEZA… SER RENOVADOS EN LA ACTITUD DE SU MENTE; Y PONERSE EL ROPAJE DE LA NUEVA NATURALEZA, CREADA A IMAGEN DE DIOS, EN VERDADERA JUSTICIA Y SANTIDAD.

¿Te preguntas por qué los cristianos todavía hacen cosas malas? Cuando confiamos en Jesús, inmediatamente somos salvos del castigo que merecemos por pecar y recibimos la vida eterna, pero la transformación de nuestras vidas en la tierra acaba de comenzar. A pesar de que todavía pecamos, el Espíritu Santo está trabajando para reemplazar nuestra vieja naturaleza pecaminosa con la naturaleza de Dios. Confía en que Él te ayudará a vestirte de tu nueva naturaleza, para que otros puedan ver Su amor y bondad en tu vida.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.