¿Rechazado o aceptado?

“Hola, papá”, saludó Zacarías al entrar en la sala con sus hombros caídos.

“Hola, hijo.  ¿Qué pasó?”, preguntó su padre.

“Tuve un pésimo día en la escuela.  Algunos de mis amigos se burlaron de mí porque me puse a platicar con el niño nuevo.  Ellos no querían que yo hablara con Él porque no es muy popular”.

“Oh, ya veo”, afirmó papá.  “Entonces, ¿qué hiciste?”

“Bueno, la señorita Berta oyó que se estaban riendo de mí y les hizo callar.  Así que seguí conversando con él.  ¡Pero después de la escuela ya todos se habían enterado y me dijeron que soy un mojigato!”  Zacarías dejó caer una lágrima.  “Y ahora ya no puedo estar en su club”.

El padre dio palmaditas en la espalda de su hijo.  “¿Por qué es importante para ti ser parte de ese club?”, preguntó.

Zacarías se quedó sorprendido.  “¡Porque estar en su club es genial!  La gente te respeta si estás en ese club.  Pero ahora ya nadie me respeta”.

“Lo siento, hijo”, expresó papá.  “No es agradable cuando la gente te rechaza, ¿verdad? “  Zacarías negó con la cabeza.  “¿Sabías que Jesús fue rechazado?”, preguntó el padre.  “Se burlaron de Él y muchos no lo respetaban porque Él era bondadoso con las personas que no eran populares, gente como los pecadores y los recaudadores de impuestos.  Ellos no creían que ese tipo de personas pertenecían en el club de Dios, pero Jesús sabía algo que ellos no sabían”.

“¿Qué?”, preguntó el niño.

“Jesús sabía que Dios amaba a todos y que tenía un plan para salvar a las personas del pecado.  Jesús había venido a la tierra para lograr que los pecadores fueran aceptados por Dios.  Para Él era más importante amar a las personas que la opinión que otros tuvieran de Él.  Era tan importante, que estuvo dispuesto a morir en la cruz por nuestros pecados.  Jesús fue rechazado para que nosotros podamos ser aceptados en la familia de Dios, y eso es mucho más importante que cualquier club en el que pudieras estar”.  El padre sonrió a Zacarías.  “Hoy demostraste la bondad de Jesús al platicar con el niño nuevo.  No lo rechazaste porque sabes que Jesús ama a todos”.

El niño asintió, un poco más animado.  “La próxima vez que alguien me rechace, recordaré que he sido aceptado en el club más importante de todos, ¡en el club de Dios!” —  LEVI AND GRACE FETTERHOFF

DIOS TE AMA

VERSÍCULO CLAVE: 1 JUAN 3:1 (NVI)

¡FÍJENSE QUÉ GRAN AMOR NOS HA DADO EL PADRE, QUE SE NOS LLAME HIJOS DE DIOS!

¿Alguna vez se han burlado de ti por ser amable con otra persona?  ¿Los demás niños te rechazaron porque no les gustó que estuvieras con él o con ella?  Duele, ¿verdad?  Jesús sabe lo que se siente.  La gente se burló de Jesús y lo rechazaron por mostrar amor a pecadores como nosotros.  Él murió en la cruz para que podamos ser hijos de Dios.  Cuando la gente te rechace por demostrar Su amor a los demás, recuerda que Dios sí te acepta.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.