Proyecto de retazos

“¡Oh, mamá!”, exclamó Rocío mientras ojeaba una caja de material sobrante.  “¡Mira este precioso satín azul!”

“Es muy bonito”, acordó su madre.

Rocío suspiró.  “Me gustaría usarlo para algo, pero no hay material suficiente, solo unos pocos recortes”.  Mamá sacó un pedazo de satín de la caja y sonrió.

Unas semanas después, en el cumpleaños de Rocío, su mamá le dio un paquete.  La niña rompió ansiosa la envoltura y gritó de emoción con lo que halló: una bella almohada hecha de retazos.  “¡Mamá!”, dijo mientras pasaba su mano por la tela.  “Usaste el satín azul bonito para algunas de las piezas de esta almohada.  ¡Me encanta!”

“Me di cuenta de cuánto te gustó ese material”, comentó la madre, “así que lo usé junto con otros retazos que encontré en esa caja, para hacer una almohada para tu cama”.

“¡Qué buena idea!”, opinó Rocío.  “Esos recortes eran demasiado pequeños para usarlos por su cuenta, ¡pero juntos forman una hermosa almohada!”

“Así es”, indicó mamá.  “¿Y sabes qué?  Mientras estaba haciendo esa almohada, me di cuenta de que Dios también está trabajando en un proyecto de retazos”.

“¿En serio?  ¿Qué proyecto es ese?”, preguntó Rocío.

“¡Su iglesia!”, contestó su madre.  “Está compuesta de cristianos que son diferentes unos de otros”.

“Sí”, señaló Rocío.  “Algunos son jóvenes, otros son viejos; algunos son ricos y otros son pobres; algunos pueden cantar y otros… como yo… ¡no podemos!”  La niña sonrió.  “Pero soy buena para escuchar.  ¡Eso también es importante!”

“Sí, es importante”, dijo mamá.  “Todos tenemos diferentes habilidades y provenimos de distintos caminos de la vida, pero Dios nos cose a todos juntos como el cuerpo de Cristo, Su iglesia.  Nos necesitamos unos a otros.  Algunos cristianos tratan de vivir solos, sin ir a la iglesia y sin hacer amistades con cristianos.  Esa no es una buena idea.  Cuando nos reunimos con otros cristianos para aprender sobre Jesús y trabajar juntos, Él nos convierte en un hermoso producto terminado”.

Rocío miró su almohada y sonrió.  “La próxima vez que me sienta como un recorte pequeño y sin propósito, recordaré que soy una parte importante del bello proyecto de retazos de Dios”.  — SHERRY L. KUYT

LOS CRISTIANOS SE NECESITAN UNOS A OTROS

VERSÍCULO CLAVE: 1 CORINTIOS 12:27

USTEDES SON EL CUERPO DE CRISTO, Y CADA UNO INDIVIDUALMENTE UN MIEMBRO DE ÉL.

¿Eres cristiano?  Entonces eres una parte importante del “cuerpo” de Cristo, la iglesia.  Como cuerpo de Cristo, los que forman parte de la iglesia de enseñan y animan unos a otros, y muestran el amor de Jesús al mundo.  No seas un llanero solitario.  ¡Aunque no sientas que eres  importante, Dios tiene un lugar especial para ti en su hermoso proyecto de retazos!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.