¿Por qué está tan irritable?

—¡Tamara es tan mala! —declaró Nadia al entrar en la cocina—.  ¡Se ha portado grosera conmigo toda la semana!

Una lágrima bajó por su mejilla mientras se dejaba caer en una silla.

—Lo siento mucho —expresó su madre—.  ¿Qué está pasando?  Tamara ha sido tu buena amiga por mucho tiempo.

—No sé, pero estoy harta de que siempre me grite —comentó Nadia—.  Si no cambia de actitud, voy a… —el fuerte quejido de un perro hizo que la niña y su mamá corrieran hacia la ventana—.  ¡Es Baxter! —exclamó Nadia—.  ¡Parece que su pata se quedó atrapada entre las tablas de la cerca!

Ambas se apresuraron para llegar al jardín.

—Sabía que debíamos arreglar el agujero entre estas tablas —admitió la madre mientras se arrodillaba junto al perro que gemía del dolor.  Cuando estiró el brazo para tocarlo, Baxter quiso morderle la mano—.  No te quiero hacer daño, Baxter —dijo con delicadeza.  Una vez más quiso tocarlo y el perro intentó morderla.  Después de varios intentos, mamá pudo cargar al perrito para llevarlo al veterinario.

Cuando regresaron a la casa, papá ya había llegado también.

—Me alegra mucho que Baxter esté bien —le comentó Nadia a su padre cuando le explicaron lo que había sucedido—.  Tiene una torcedura, pero el veterinario dijo que estará bien.  Lo malo es que todavía está irritable.

—Eso es porque todavía le duele —aseguró papá—.  Va a necesitar una dosis extra de amor y cuidados por un rato más.

Nadia asintió.

—No te preocupes.  ¡Yo cuidaré de él!

—Qué bien —afirmó el padre—.  Por vierto, hoy me enteré de algo.  La mamá de Tamara trabaja en nuestra oficina, como sabes, y me contó que se está divorciando.  Quería contártelo para que puedas orar por tu amiga y por su familia.  Es probable que ella también necesite una dosis extra de amor y cuidado.

—¡Oh, no! —Nadia respiró profundamente—.  No lo sabía.

—Parece que Tamara está sintiendo mucho dolor, al igual que Baxter —señaló mamá—.  Con razón ha estado tan irritable últimamente —la madre abrazó a Nadia—.  Parece que necesita tener una buena amiga a su lado, alguien que le recuerde que Jesús la ama y que la ayudará a pasar por esta prueba, aun si ella no se porta tan bien.

Nadia dijo que sí con la cabeza.

—También cuidaré de Tamara —afirmó—.  ¡Aun si está irritable!

BARBARA J. WESTBERG

SÉ CONSIDERADO CON LOS DEMÁS

VERSÍCULO CLAVE: 1 PEDRO 3:9 (NVI)

NO DEVUELVAN MAL POR MAL NI INSULTO POR INSULTO; MÁS BIEN, BENDIGAN, PORQUE PARA ESTO FUERON LLAMADOS.

¿Hay alguien que últimamente se ha portado irritable contigo?  ¿Has pensado en cuál será la razón por la que actúa así?  Es posible que esa persona sienta dolor.  A lo mejor está afrontando problemas que no pueden compartir con nadie.  Esta persona necesita saber que a Jesús le importa y quiere ayudar.  Así que no respondas con enojo.  En lugar de eso, trata de aliviar el dolor con tu amor, bondad, paciencia y oraciones.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.