Podados para crecer

—¡Mamá!  ¿Qué estás haciendo? —exclamó Jasón cuando vio a su madre de pie junto a un arbusto en el patio trasero.  Había ramas en un barril y sobre el pasto, alrededor del arbusto.  —Esos son los arbustos que te ayudé a sembrar, ¿lo recuerdas? —dijo el niño—.  Me gustan.  ¡No los cortes!

Su madre rio.  —No te preocupes.  Solo los estoy podando —.  Después de  recortar otra rama, ella se alejó un poco para inspeccionar su trabajo.  —Estos arbustos se están poniendo muy altos, hijo, pero no tienen hojas cerca del suelo.  Si les corto por arriba, empezarán a brotar hojas por abajo también, en lugar de solo hacerse más altos.

—¿De veras?  ¿Cómo los que están al otro lado del jardín?

—Exactamente.  Esos son casi como una pared.  Ayudan a que tus hermanitas se queden adentro del jardín y evitan que otras personas vean lo que sucede aquí adentro —mamá sostuvo en alto la herramienta que estaba usando—.  ¿Me habías visto usar antes estas tijeras?  Son tijeras para podar.

Jasón miró las tijeras.  —Sí, creo que te he visto cortar otras cosas con ellas —afirmó.

—La semana pasada, en la iglesia, el pastor Cazares hablo sobre podar —indicó su madre—.  Me recordó que me hacía falta podar los arbustos del jardín.

—El pastor Cazares dijo que Dios nos poda, ¿verdad? —preguntó Jasón.

Mamá asintió.  —Me alegra que hayas puesto atención.  A veces Dios corta cosas de nuestras vidas para ayudarnos a crecer bien.  Puede ser doloroso, pero Él lo hace para hacernos más como Jesús y que otras personas puedan ver Su amor.

Jasón miró nuevamente las tijeras de podar.  —¿Crees que por eso me sacaron del equipo de béisbol?

—No lo sé, es probable —señaló su madre—.  Sé que estás decepcionado, pero tal vez Dios desea que crezcas en una dirección distinta.  A lo mejor hay algo más que Él quiere que hagas.

—Bueno, yo quería jugar en el equipo de la iglesia, pero nunca tenía tiempo por los entrenamientos de béisbol.  Ahora sí podría hacerlo.

—¡Eso sería genial! —expresó mamá—.  El pastor Cazares siempre me dice que no les vendría mal que jugaras en el equipo de la iglesia.

—¡Y tal vez Tomás pueda jugar también! —exclamó Jasón—.  A él también lo sacaron del equipo de béisbol y está muy desanimado por eso.

Mamá sonrió mientras arrojaba otra rama en el barril.

—Parece que lo que él realmente necesita es un amigo.  —  REBECCA L. VELEZ

DIOS PODA PARA MEJORAR

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 15:2 (NVI)

TODA RAMA QUE DA FRUTO [DIOS} LA PODA PARA QUE DÉ MÁS FRUTO TODAVÍA.

¿Está Dios cortando algo de tu vida?  ¿Está usando a algún maestro para quitar una actitud perezosa, y que así te parezcas más a Jesús?  ¿Ha permitido Dios que tu actividad favorita sea cancelada para que tengas tiempo de acercarte a alguien que necesita un amigo?  A veces duele cuando nos podan, pero Dios lo hace porque te ama.  Confía en que Jesús usará los tiempos de poda para ayudarte a crecer en tu fe y a demostrar Su amor a otros.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.