Piedras preciosas (Parte 1)

“¡Estoy tan feliz porque puedo pasar parte de mis vacaciones aquí en Colorado contigo, tía Fátima!”, exclamó Zoé.  La tía Fátima era muy divertida y a Zoé le encantaba deambular por la joyería de su tía y mirar todas esas gemas hermosas.

El primer día que Zoé visitó la tienda con su tía, ella apuntó a un anillo que estaba en el exhibidor.  “Ese es un rubí, ¿verdad?”, preguntó la niña.  “Se parece al que le diste a mi mamá por su cumpleaños”.

“No es exactamente igual”, contestó la tía Fátima, mientras sacaba el anillo y se lo entregaba a su sobrina.  “El de tu madre es verdadero; este es sintético”.

Zoé observó el anillo cuidadosamente.  “¿Sintético?  ¿Qué significa eso?”

“Bueno, supongo que podrías decir que es falso.  Simplemente no es un rubí de verdad… es hecho por el ser humano”, explicó la tía Fátima.  “Se parece mucho a un rubí, pero no cuesta tanto.  Muchas personas no pueden notar la diferencia”.

“Puedo darme cuenta de por qué muchos caerían en el engaño”, afirmó Zoé después de devolverle el anillo a su tía.

La tía Fátima asintió.  “Sí, pero el ojo bien entrenado puede darse cuenta de que no es real”.  Después de un momento, la tía preguntó: “¿Sabías que la Biblia nos advierte que no seamos cristianos sintéticos?”

“¿Cristianos sintéticos?”, repitió Zoé.  “¿A qué te refieres?”

“Bueno, la Biblia no usa la palabra «sintéticos», pero el concepto es el mismo.  Dice que algunas personas parecen ser cristianas, pero no tienen una relación con Jesús.  No han tenido un cambio en su interior.  Muchas veces pueden engañar a otras personas, y quizá incluso engañarse a sí mismos, pero en realidad son falsos.  En la Biblia, Jesús habló de personas que Lo llaman Señor, pero no Lo conocen para nada.  No siempre podemos darnos cuenta de quién conoce en verdad a Jesús y quién está fingiendo, pero Dios sí sabe”.

Zoé se quedó pensativa.  “No me molestaría tener un rubí sintético o alguna otra gema falsa”, aseguró, “pero no quisiera ser una cristiana falsa”.

La tía Fátima negó con la cabeza.  “Yo tampoco.  Por eso es importante que nos aseguremos de tener una relación con Jesús.  Quienes confían en Él son de verdad… son cristianos genuinos”.  —  RUTH I. JAY

SÉ UN CRISTIANO GENUINO

VERSÍCULO CLAVE: NAHUM 1:7

BUENO ES EL SEÑOR… Y CONOCE A LOS QUE EN ÉL SE REFUGIAN.

¿Eres un cristiano genuino?   ¿Cómo lo sabes?  ¿Crees que eres cristiano porque tus padres lo son?  ¿O porque eres un buen chico y actúas como ves que los demás cristianos actúan?  A lo mejor asistes a la iglesia, lees tu Biblia, te portas bien y también oras.  Eso está bien, pero esas cosas no te convierten en un cristiano.  Para ser un verdadero cristiano, debes confiar en Jesús como tu Salvador.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.