Perros que ladran

—¡Mamá, espera! —gritó Selena mientras se ataba los cordones de sus zapatos al apuro—.  Yo también quiero ir.

Su madre sonrió y esperó al ver a su hija correr para alcanzarla.

—Disfruto mucho cuando me acompañas a caminar —afirmó mamá.

—A mí también me gusta —contestó Selena—.  Todo está tan tranquilo los sábados en la mañana.

—¿Por qué no vienes conmigo más a menudo? —sugirió su madre.

—Tal vez lo haga —la niña sonrió—.  Pero no todos los sábados.  Tengo que dormir de vez en cuando, ¿no crees?

En ese momento, dos perros grandes detrás de una cerca se lanzaron a ellas, ladrando y gruñendo ferozmente.  Selena chilló y salió corriendo al otro lado de su madre.  Su corazón latía a mil por hora mientras caminaban rápido para alejarse de ahí.

—Hasta ahí quedó la paz —balbuceó Selena—.  ¡Esos perros parecen malos!

—Lo sé, pero no te preocupes.  Están detrás de una cerca muy fuerte —le aseguró mamá—.  Yo camino por aquí todos los días.  Esos perros ladran mucho, pero nunca salen de ahí.  Parecen feroces, pero no pueden alcanzarte.

Cuando regresaron de su caminata, la madre recibió una llamada telefónica.

—Tengo que irme a la casa de los Castro —indicó cuando cerró el teléfono.

—El señor y la señora Castro están en tu grupo pequeño de la iglesia, ¿verdad? —preguntó Selena.

Mamá asintió.

—Están pasando por momentos difíciles ahora mismo y necesitan que alguien ore por ellos —ella sonrió a su hija—.  Necesitan una cerca que los proteja.

—Sé que no te refieres a una cerca de verdad, de metal o de madera —comentó Selena.

—No —afirmó su madre—.  ¿Recuerdas los perros que vimos en la mana?  Buscar a otros cristianos para que nos apoyen cuando afrontamos dificultades es como construir una cerca firme.  Nos ayuda a protegernos de las mentiras de Satanás.

—Entonces, ¿Satanás es como un perro que ladra? —preguntó la niña.

—Exactamente —explicó mamá—.  Satanás quiere llenarnos de temor y de dudas, y quiere hacer que caigamos en tentación.  Él ladra mucho, pero Jesús nos salvó del pecado, así que Satanás ya no tiene poder sobre nosotros.  Podemos permanecer firmes ante sus mentiras cuando construimos cercas que nos recuerdan que pertenecemos a Jesús, cercas como la oración, la lectura de la Palabra de Dios y el buscar apoyo de otros cristianos.  Enfocarnos en la verdad de Dios nos ayuda a recordar que Satanás no puede hacernos daño.

KAREN E. COGAN

CONSTRUYE CERCAS QUE TE PROTEJAN DE SATANÁS

VERSÍCULO CLAVE: 1 PEDRO 5:8-9 (NTV)

¡ESTÉN ALERTA! CUÍDENSE DE SU GRAN ENEMIGO, EL DIABLO, PORQUE ANDA AL ACECHO COMO UN LEÓN RUGIENTE, BUSCANDO A QUIÉN DEVORAR.  MANTÉNGANSE FIRMES CONTRA ÉL Y SEAN FUERTES EN SU FE.

¿Sientes la tentación de creer en las mentiras de Satanás?  Como un león rugiente (o un perro malo), Satanás con frecuencia quiere atraparnos cuando estamos solos o dolidos.  Por eso es importante que construyas cercas fuertes que te ayudarán a mantenerte firme en tu fe en Jesús.  Leer la Biblia, orar y buscar a otros cristianos para que oren por ti y te animen a seguir confiando en Jesús pueden protegerte en contra de Satanás y sus mentiras.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.