Para lanzar una bola curva

Ramiro se preparó para el lanzamiento y dejó que la pelota volara, pero se fue demasiado alto.  Flotó por los aires encima de la cabeza de Leonel y después se oyó el terrible sonido del vidrio cuando se rompe cuando esta atravesó la ventana de la tienda del señor García.

Leonel regresó a ver rápidamente.  “¡Vámonos, Ramiro!  ¡Tenemos que irnos de aquí!”  Antes de darse cuenta, Ramiro seguía a Leonel, quien salió disparado por el parque hacia a la calle, a toda velocidad.  “¡Uf!”, exclamó Leonel cuando estuvieron lejos de la tienda del señor García.  “Estuvo cerca, pero ya estamos a salvo”.

“Sí”, contestó Ramiro, pero dudó.  “Creo que deberíamos regresar y asumir nuestra responsabilidad por haber roto la ventana”.

Leonel lo miró.  “¿Estás loco?  ¡Va a hacer que se lo pagues!”  El niño se volvió hacia la calle.  “Me voy a mi casa”.

Ramiro observó cómo se iba, pero todavía se sentía muy perturbado.  “Contarle al señor García que rompí su ventana es lo correcto”, pensó.  Entonces, en lugar de ir a su casa, el niño regresó a la tienda del señor García.

Cuando Ramiro llegó, el señor García se encontraba analizando los daños.  “Eh, señor García, yo… yo soy el que rompió su ventana”, logró decir al fin.  “Estaba tratando de lanzar una bola curva, pero la pelota simplemente…”

Debajo de sus cejas pobladas, los ojos del señor García miraban severamente a Ramiro.  “Lanzar una bola curva, ¿eh?  Bueno, solo queda una cosa por hacer”, dijo bruscamente.  Ramiro tembló.  “¡Aprender a controlarla!”  La quijada del señor García se estremecía y sus cejas estaban levantadas.  ¡De repente, el niño se dio cuenta de que el señor García se estaba riendo!  “Me alegra que no hayas tratado de lanzarme esa bola curva con una mentira sobre lo que sucedió”, afirmó el hombre.  “Sé que eres cristiano, Ramiro, y estoy muy orgulloso de ti por regresar para confesar lo de la ventana.  Puedo ver tu amor por Jesús en la honestidad y franqueza que demostraste hoy.  Las bolas curvas son solo para el béisbol, no para la vida.  Ahora, con respecto a la ventana, ¿crees que podrías venir a ayudarme a barrer y limpiar para pagar el costo de reemplazarla?”

Ramiro accedió con gusto.  —   HAZEL M. PERCY

ACTÚA SIEMPRE CON HONESTIDAD

VERSÍCULO CLAVE: PROVERBIOS 12:22

LOS LABIOS MENTIROSOS SON ABOMINACIÓN AL SEÑOR, PERO LOS QUE OBRAN FIELMENTE SON SU DELEITE.

¿Dices la verdad y actúas honestamente, aun si eso significa que te meterás en problemas?  ¿O tratas de lanzar bolas curvas con mentiras sobre las cosas que hiciste?  Siempre di la verdad, incluso cuando sea difícil.  Si has cometido alguna falta, admítelo y acepta las consecuencias, sean cuales sean.  Cuando dices la verdad a los demás, tus acciones les demuestran que perteneces a Jesús.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.