No olvides lo que es importante

“¡Mamá!”, gritó Olga, “¡lo volviste a hacer!”  Ella y su hermano, Jordán, compartieron una sonrisa cómplice.  “¿Es la segunda vez hoy?”

“Tercera”, corrigió el niño cuando su madre entró en la cocina.

“¿La tercera qué?”, preguntó mamá.  Los niños apuntaron al horno microondas que tenía la puerta abierta.  “¡Mi té!”  La madre tomó la taza olvidada y bebió un sorbo.  “Voy a tener que volver a calentarlo”.

“Pero no te vuelvas a ir ni te distraigas otra vez”, bromeó Jordán.  “Poner tu té en el microondas no sirve de nada si nunca lo tomas.  ¡Seguirás teniendo sed!”

‘Y hacer buenas obras no sirve de nada si no tienes fe.  ¡Seguirás teniendo sed de Jesús!”, agregó Olga.

“¡Eso definitivamente es verdad!”, afirmó mamá.

Unos minutos después llegaron los abuelos de Olga y Jordán.  Los niños iban a quedarse el fin de semana con ellos en su cabaña junto al lago.  Después de subir al automóvil, su abuelo se agachó debajo del volante.

“Jorge, ¿qué estás haciendo?”, preguntó la abuela.

“Creo que se me cayeron las llaves”, balbuceó.  Luego dijo en voz más alta, para que los niños oyeran: “Solo estoy practicando yoga, querida”.  Un guiño les hizo saber que su abuelo estaba bromeando.

La abuena suspiró.  “Sentarse en un automóvil no sirve de nada si las llaves no están en el arranque.  No podremos ir a ningún lado”.

Los niños rieron en el asiento trasero.  “Y sentarse en la iglesia no sirve de nada si no tienes a Jesús en tu corazón.  ¡No vas a crecer a ningún lado!”, aseguró Jordán.

Cuando llegaron a la cabaña, los niños estaban desempacando cuando se dieron cuenta de que su abuela estaba buscando algo en los cajones.  “Abuelita, ¿qué buscas?”, preguntó Olga, acercándose.

“Sus anteojos se fueron de vacaciones a las montañas”, indicó el abuelo, guiñando el ojo.  La anciana lo ignoró, pero los niños vieron claramente a qué se refería: ¡los anteojos de la abuela estaban acomodados en su cabeza!  “Los anteojos no te servirán de nada si no sabes dónde están, querida”, expresó el abuelo.  Los niños ahogaron una risita.

Entonces Olga declaró: “¡Y la Biblia no sirve de nada si no sabemos lo que dice!”

“Ustedes están llenos de sabiduría hoy”, comentó la abuela.  “Siempre nos ayudan a recordar lo que es importante”.  Distraída, la anciana se rascó la cabeza y descubrió sus anteojos.  “¡Misericordia!”

“No olvidé lo que es importante, abuelita”, dijo Olga pícaramente.  “¡Hay helado en la nevera!”  —  PEARL ALLARD

NO OLVIDES LO QUE EN VERDAD IMPORTA

VERSÍCULO CLAVE: 2 PEDRO 3:18

CREZCAN EN LA GRACIA Y EL CONOCIMIENTO DE NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR JESUCRISTO.

¿Recuerdas lo que en verdad es importante?  Es fácil distraernos y olvidarnos de las cosas, ¡pero hay cosas importantes que no debemos olvidar!  Tener fe en Jesús es lo más importante de todo.  Cuando confías en Jesús, Él cambia tu corazón.  Mientras lees y escuchas Sus palabras y pasas tiempo con el Señor, Él te ayuda a crecer.  Dios es lo más importante de tu vida.  ¡No lo olvides!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.