¿No más problemas?

El hombre en el video agitaba los brazos mientras hablaba. 

—¿Tienes problemas de salud o de dinero?  ¿Quieres deshacerte de tus problemas?  ¡Solo pon tu fe en Jesús! —gritó—.  Él se llevará todos tus problemas.

Cuando el video terminó, Edith salió a la casa de al lado para sacar la basura de su vecina.  La señora Osorio usaba un bastón y no podía empujar el contenedor de basura hacia la calle por sí sola.  Al llegar, Edith encontró a su vecina luchando por meter una bolsa grande en el tacho.

—Déjeme ayudarla —le dijo la niña mientras abría la tapa y dejaba caer la bolsa en su interior.

—Gracias, querida —expresó la señora Osorio—.  Creí que podía hacerlo sola, ¡pero me olvidé de cuánto me estorba este bastón!

Edith se quedó mirando el bastón de su vecina.  —¿Señora Osorio?  Usted… usted confía en Jesús, ¿verdad?

La anciana sonrió.  —Claro que sí, Edith.

—Bueno, acabo de ver en internet un video en el que un predicador decía que todos los problemas desaparecerán si uno tiene fe en Jesús.  Entonces, ¿por qué todavía necesita el bastón?

—Dios tiene todo el poder para sanarme —aseguró la señora Osorio—.  Pero Jesús nunca prometió que todos mis problemas desaparecerían si yo lo seguía.

—¡Pero ese predicador dijo que usted debería estar sana! —insistió Edith—.  Y también rica, si tiene fe.

—Puede ser que el predicador haya dicho eso, pero no es lo que dice la Biblia —explicó la señora Osorio.

Edith frunció el ceño.  —¿La Biblia no dice eso?

La señora Osorio negó con la cabeza.  —La Biblia no promete buena salud física ni mucho dinero a quienes confían en Jesús.  Es posible que algunos cristianos tengan ambas cosas, pero otros no las tienen.  Lo que sí promete la Escritura es que tendremos vida con Jesús —.  La anciana sonrió a su vecina.  —Ser cristianos no significa que tendremos aguas tranquilas durante toda la vida.  De hecho, Jesús nos dice que enfrentaremos problemas en el mundo, al igual que Él, pero nos promete que nos ayudará en medio de las dificultades y nunca nos dejará.  Debido a que Él sufrió y murió en la cruz para salvarnos, nunca estaremos separados del Señor.  Esa es la esperanza que Jesús ofrece, no dinero ni salud física, sino vida eterna con Él y Su promesa de que algún día hará desaparecer el pecado, la enfermedad y la muerte para siempre.

—Oh —exclamó Edith—.  ¡Alguien debería decírselo a ese predicador!

La señora Osorio rio.  —Creo que tienes razón.  — CAROLYN E. YOST

TEN FE EN LAS PROMESAS DE JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: 2 CORINTIOS 12:9

TE BASTA MI GRACIA [DE DIOS], PUES MI PODER SE PERFECCIONA EN LA DEBILIDAD.

¿Has oído que Dios quiere que los cristianos tengan mucho dinero y perfecta salud física?  Es posible que algunos cristianos tengan esas cosas, pero otros no las tienen.  De cualquier modo, la salud y la riqueza en esta vida no son lo que Jesús prometió a quienes confían en Él.  Lo que el Señor prometió es que siempre estará con nosotros y se encargará de todas nuestras necesidades.  Él promete que nos dará fuerzas cuando afrontemos problemas en este mundo.  Jesús nos promete que nos dará vida eterna con Él.  Confía en que Él guardará Sus promesas.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.