No es por vista

“¡No puedo creer que Copo de Nieve tenga cinco gatitos!”, exclamó Pepe, inclinándose para observar las bolitas de pelos.  “Solo hay algo que no entiendo, papá.  En la escuela aprendí que los gatitos nacen ciegos.  ¿Cómo saben que su mamá cuidará de ellos y les dará leche, si ni siquiera pueden verla?”

Su padre se rascó la barbilla.  “Hagamos un juego”.  Él encontró un pedazo largo de tela y lo amarró alrededor de la cabeza de Pepe, para tapar sus ojos.

“Papá, ¡no puedo ver nada!”, gritó Pepe, tanteando sus alrededores con las manos.

“Quiero que uses tus sentidos para encontrarme.  Estaré parado en algún lugar de esta habitación”, indicó papá, alejándose de su hijo.

Pepe dio unos pasos cautelosos.  “Esto no será fácil”.  El niño dio unos cuántos pasos más, tropezó, pero luego estiró su brazo y tocó a su papá.

“A ver, ¿cómo sabías que estaba aquí?”, preguntó el padre mientras le quitaba la venda a Pepe.

“Bueno, no podía verte, pero dijiste que estarías en esta habitación y podía oírte respirar”, explicó el hijo.  “¿Es así como los gatitos saben que su madre está ahí?  ¿Utilizando sus otros sentidos?”

“Sí, los gatitos pueden oler a su mamá, a pesar de que no pueden verla.  Pero debido a que son recién nacidos, los gatitos también deben confiar en que ella los cuidará, porque no pueden hacer nada por su cuenta.  ¿Eso te recuerda a alguien?”

Pepe se rascó la cabeza.  “No sé.  ¿A quién?”

“¡A nosotros!”, afirmó papá.  “Así como esos indefensos gatitos, necesitamos confiar en que Dios cuidará de nosotros”.

“Pero no podemos verlo, entonces, ¿cómo sabemos que Él está aquí?”, preguntó Pepe.

“Debemos usar nuestros demás sentidos, así como sabías que yo estaba ahí porque me oíste y creíste lo que te dije.  Podemos oír también a Dios porque Él nos habla a través de Su Palabra, la Biblia.  En ella, Jesús nos dice cuánto nos ama y promete proveernos todo lo que necesitamos.  Así es como sabemos que Él siempre estará con nosotros y nos cuidará, a pesar de que no podamos verlo: porque tenemos fe”.

“¿Y se necesita fe para creer en Jesús?”, preguntó el niño.

“Exactamente.  Podemos confiar en Él, aunque no podamos verlo, porque Su Palabra es verdadera”.  —  JESSICA WEST

TEN FE EN JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: HEBREOS 11:1

LA FE ES LA CERTEZA DE LO QUE SE ESPERA, LA CONVICCIÓN DE LO QUE NO SE VE.

¿Alguna vez has sentido que Dios no está ahí?  Quizá te peleaste con tu mejor amigo o a lo mejor la escuela es difícil.  Has orado y le has pedido ayuda a Dios, pero nada cambia.  ¡Ten fe!  La Biblia promete que Jesús está con nosotros, a pesar de que no podemos verlo ni siempre sentir la obra que hace en nuestras vidas.  Confía en que Dios cuida de ti y te proveerá todo lo que necesites.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.