Nieve intacta

“¡Ay!”, gritó Eric, sacudiéndose la nieve de su capucha.  “¡No es justo!  ¡Dijimos que no por encima de los hombros!”

“Fue un accidente”, contestó Antonio, apuntando con otra bola de nieve a su hermano.  Eric se esquivó.  “¡Basta!  ¡Se me está resbalando la nieve por la espalda!”

Como respuesta, otra bola de nieve salió volando hacia Eric, lo cual provocó que este escapara hacia la casa.  Mientras giraba el picaporte de la puerta, una ráfaga de nieve se estrelló contra el marco de la puerta.  El niño entró y se sacó las bodas con sus guantes llenos de nieve.

Poco tiempo después, Antonio llegó y comentó: “¡Eso fue divertido!”  Sin decir una palabra, Eric subió a su habitación para cambiarse de ropa.

Cuando los niños se reunieron con sus padres para comer espagueti, Antonio le preguntó a Eric: “¿Sigues enojado?”  Eric se puso a jugar con los fideos.  “Admítelo”, le retó Antonio.  “Te divertiste”.  Eric comió su espagueti en silencio.

Al día siguiente, su madre anunció: “Hoy no tienen clases por la nieve.  Hubo tormenta durante la noche”.

Gritando de emoción, los niños corrieron a la ventana de la cocina para ver cómo el patio trasero brillaba con una gruesa cobija blanca.

“La nieve cubrió nuestras huellas”, señaló Eric, “como si nunca hubiéramos tenido guerra de nieve”.

“¡Tengamos otra!”, exclamó Antonio.

“No, voy a hacer un fuerte de nieve… solo para mí”, declaró Eric.

“¿Sigues enojado?  Oye, lo siento, ¿sí?  Debí haber dejado de lanzarte bolas de nieve cuando me lo pediste”.

Su padre los miró por encima de su café.  “Eric, así como la nueva capa de nieve borró sus huellas pasadas, ambos tienen la oportunidad de comenzar desde cero este día, si perdonas a Antonio por lo que sucedió ayer”.

“Todos cometemos errores”, afirmó Antonio, extendiendo su mano.  Eric la estrecho.

Cuando los niños se sentaron a desayunar, papá observó: “Cuando cometemos errores, Jesús también nos da un nuevo comienzo.  Él nos perdona y quita nuestros pecados, como si nunca hubiesen ocurrido”.

“¿Qué pasa si seguimos cometiendo errores?”, preguntó Antonio.  “¿Jesús nos perdonará igual?”

Su padre asintió.  “Él siempre nos perdona porque tomó el castigo por nuestros pecados en la cruz.  Debido a que somos perdonados, tenemos una nueva oportunidad para tomar buenas decisiones, como crear nuevas huellas en una nieve que está intacta”.

Volviéndose a Eric, Antonio le dijo: “Te ayudaré a construir un fuerte de nieve”.

El niño sonrió.  “Está bien.  ¡Y luego lo probaremos con una guerra de bolas de nieve!”  —  ELENA DEE

JESÚS BORRA TUS PECADOS

VERSÍCULO CLAVE: 1 JUAN 1:7

PERO SI ANDAMOS EN LA LUZ, COMO ÉL ESTÁ EN LA LUZ, TENEMOS COMUNIÓN LOS UNOS CON LOS OTROS, Y LA SANGRE DE JESÚS SU HIJO NOS LIMPIA DE TODO PECADO.

¿Necesitas comenzar desde cero?  ¿Has guardado resentimiento en contra de alguna persona?  ¿Cómo te sentirías si alguien no te perdonara por algo que hayas hecho?  Cuando le pides a Jesús que te perdone, Él borra tus pecados para que puedas tener un nuevo comienzo.  ¿Hay alguien a quien tengas que perdonar?

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.