Montañas y Jesús

Jacob y su papá se levantaron temprano para dar una caminata en el valle bajo la cordillera Teton, donde estaban pasando una semana de vacaciones.  El padre hizo una pausa en el sendero para tomar una fotografía de los enormes picos y el niño se puso a observar las montañas cubiertas de nieve, que brillaban con el sol.  “¡Qué Dis tan maravilloso tenemos!”, exclamó papá.  “¡Él creó toda esta belleza para que la admiremos!”

Jacob se quedó en silencio por un momento y luego dijo: “Quisiera que mi amigo Nicolás estuviera aquí.  Él dice que no cree que Dios exista.  Dice que, si hubiera un dios, deberíamos ser capaces de verlo”.

“Cuando regresemos a la casa, podrás mostrarles nuestras fotografías de las montañas”, sugirió su padre al momento en que empezaban a caminar nuevamente.  “Puedes recordarle que, a pesar de que él no puede ver las montañas reales, eso no significa que no existan.  Las montañas están aquí, aunque nosotros estemos en casa y no podamos verlas, y Dios es real a pesar de que no lo podamos ver”.

“Sí, pero…”  Jacob vaciló y apuntó la cámara.  “Puedo mostrarle a Nicolás fotografías de las montañas, pero no tenemos fotografías de Jesús”.

“No las tenemos”, afirmó papá, “pero tenemos la Biblia, que nos cuenta acerca de las muchas maneras en que Dios interactuó con la gente en el pasado.  También nos habla de Jesús y Él es Dios.  La Biblia nos dice cómo Él vino a la tierra como ser humano hace muchos siglos.  Él tuvo una vida perfecta, fue crucificado y sepultado, y resucitó de la tumba para salvarnos del pecado”.

“Y muchas personas Lo vieron, ¿verdad?”, preguntó Jacob.  “Antes de morir en la cruz y después de resucitar de entre los muertos”.

“Así es”, contestó su padre.  “Desde que regresó al cielo, la gente en la tierra ya no puede verlo, pero tenemos relatos de quienes sí lo vieron.  Dios usa sus testimonios para revelarse a nosotros”.

Jacob asintió, pensativo.  “Cuando lleguemos a casa, le diré a Nicolás que puede aprender acerca de las montañas al ver las fotografías y oír lo que le cuente de nuestro viaje.  Y puede aprender sobre Jesús al leer la Biblia y descubrir qué dice sobre Él la gente que sí Lo vio.  No podemos ver a Dios, pero sabemos que existe.  Él es real”.  —  KAREN E. COGAN

DIOS ES REAL

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 20:29

JESÚS LE DIJO: «¿PORQUE ME HAS VISTO HAS CREÍDO? DICHOSOS LOS QUE NO VIERON, Y SIN EMBARGO CREYERON».

¿Sabías que Jesús está vivo hoy?  Ahora está en el cielo, así que ya no puede ser visto por la gente en la tierra.  Pero tienes la Biblia, que contiene un registro de las cosas que Él dijo e hizo, así como el testimonio de los discípulos y muchas otras personas que lo vieron después que resucitó de entre los muertos.  Muchas vidas fueron cambiadas después que creyeron en Él.  Jesús es real y está vivo hoy.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.