Me pasó a mí

«Aitana regresó hoy a la escuela», notó Emma. «Quizá su mamá está mejor». Pero unos minutos después, la niña se enteró que la mamá de Aitana seguía en condición crítica después de un grave accidente de tránsito la semana anterior. Muchos de sus compañeros de clase miraban con curiosidad a la muchacha y evitaban hablarle. Algunos trataron torpemente de consolarla. «Al menos lo están intentando», pensó Emma. «Pero como mi papá tuvo un terrible accidente el año pasado, creo que sé exactamente cómo se siente Aitana. Tal vez le ayudará saber sobre el accidente de mi padre».

Emma se caminó donde Aitana.

—¿Estás bien? —preguntó.

Aitana se encogió de hombros.

—A mi papá le pareció que era buena idea que yo viniera a la escuela para no pensar en el accidente de mi madre, pero no está funcionando.

—Es difícil, yo lo sé —aseguró Emma—. El año pasado, mi papá quedó muy herido en un accidente.

—Oh… —Aitana suspiró—. ¡Entonces sabes cómo me siento!

Emma asintió.

—Yo tenía mucho miedo, pero sabía que mucha gente estaba orando por él y eso me ayudó. ¿Quisieras… quisieras que ore por tu mamá?

—¿En serio? —Aitana trató de sonreír—. Creo que nadie había orado antes por nosotros.

—Voy a orar por toda tu familia —le aseguró Emma—. ¿Quieres orar juntas ahora?

—No sé mucho sobre la oración —admitió Aitana.

—Está bien —afirmó Emma—. Yo voy a orar. Y después, si quieres, puedo contar un poco más sobre cómo Jesús nos ayudó como familia en ese tiempo tan difícil.

Aitana asintió y siguió el ejemplo de Emma, quien cerró los ojos e inclinó su cabeza.

Cuando Emma regresó a su casa, después de la escuela, le contó a su madre sobre el accidente de la mamá de Aitana.

—Compartí con ella cómo el conocer a Jesús me ayudó cuando papá tuvo el accidente. Ella me escuchó porque sabía que yo entendía cómo se sentía —la niña sonrió—. Creo que Dios usó el accidente de papá para que yo supiera qué decirle a Aitana.

—Sí —expresó mamá—. Eso es lo que dice la Biblia. Jesús nos consuela durante los tiempos difíciles y nos pide que consolemos a otros cuando pasen por dificultades. Una forma en la que podemos hacerlo es contando a las personas que sufren cómo Jesús nos ayudó, tal como tú lo hiciste. Oremos para que esta situación anime a Aitana a que ponga su confianza en Jesús.

Emma asintió.

—Oremos ahora mismo por ella.

LINDA WEDDLE

CONSUELA A LOS DEMÁS CON EL AMOR DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: 2 CORINTIOS 1:4 (NTV)

ÉL NOS CONSUELA EN TODAS NUESTRAS DIFICULTADES PARA QUE NOSOTROS PODAMOS CONSOLAR A OTROS.

¿Has pasado por situaciones difíciles? A lo mejor has vivido una enfermedad grave, la muerte de un ser querido o un momento muy duro en tu familia. Jesús cuida de nosotros y nos ofrece Su consuelo, a través de Su Palabra, cuando conversamos con Él y a veces por medio de otras personas. Después puedes consolar también a otros. Ora por quienes atraviesan por una situación difícil. Confía en que Dios te ayudará a ofrecerles una mano y cuéntales del amor del Señor.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.