Lo más valiente

—Vamos, podemos entrar a hurtadillas.  Nadie nos verá —susurró Pamela, la amiga de Noelia, mientras le hacía señas para que se acercara a la cerca.

Pamela se mordió el labrio.  También quería ir a nadar, pero sabía que estaba mal usar la piscina de los vecinos sin su permiso.

—No seas tan miedosa —Noelia trepó la cerca y pasó al otro lado—.  ¡Ven!  ¡Es muy fácil! —susurró la niña entre los espacios de la cerca.

Pamela se quedó parada del otro lado; no estaba segura de qué hacer.  «¿Qué pensará de mí Noelia si no voy allá?», pensó.  «A lo mejor podemos divertirnos sin que nadie se entere…»

Pamela puso su mano en la cerca y, en ese momento, escuchó pasos detrás de ella.  Se asustó y se dio la vuelta.  Ronaldo, un niño que Pamela conocía de la iglesia, vivía en una de las casas vecinas y caminaba hacia ellas; sus cejas mostraban enojo.

—¿Qué están haciendo? —preguntó—.  Esa no es su casa.

—Eh… —Pamela no sabía qué decir.

—Ronaldo, tú también puedes venir —sugirió Noelia desde el otro lado de la cerca—.  Vamos a nadar en la piscina de los Velasco.

—¿Qué? —Ronaldo abrió los ojos por la sorpresa—.  ¿Les dieron permiso?

—No, pero están de vacaciones y casi nunca usan su piscina —aseguró Noelia.

Ronaldo negó con la cabeza.

—Eso está mal.

Noelia se encogió de hombros.

—Nadie se va a enterar.

—Dios sí —afirmó Ronaldo.

Pamela tragó en seco.  Su amigo tenía razón.

—Yo tampoco puedo hacerlo, Noelia.

Su amiga puso una mala cara y se alejó de la cerca, caminando hacia la enorme y tentadora piscina.

—Ella cree que soy muy miedosa como para acompañarla —dijo Pamela en voz baja.

Ronaldo sacudió la cabeza.

—No eres miedosa.  Eres valiente.

—¿Yo?  ¿Valiente? —preguntó Pamela.

—Es fácil hacer lo que otra gente quiere que hagas, pero es más difícil hacer lo correcto —Ronaldo sonrió—.  Pero tú puedes hacer lo más valiente porque tienes el poder del Espíritu Santo.  La semana pasada hablamos de eso en la iglesia, de cómo el Espíritu Santo vive en el interior de quienes confían en Jesús y nos ayuda a apartarnos del pecado y obedecer a Dios.

Pamela le brindó a su amigo una tímida sonrisa.

—Supongo que sí —expresó—.  Me alegra que hayas aparecido en el momento preciso.  La próxima vez trataré de recordar que puedo ser valiente y hacer lo correcto porque nunca estoy sola.  Dios siempre está conmigo.  —   BETHANY ACKER

SÍ PUEDES HACER LO CORRECTO

VERSÍCULO CLAVE: FILIPENSES 2:13 (NTV)

PUES DIOS TRABAJA EN USTEDES Y LES DA EL DESEO Y EL PODER PARA QUE HAGAN LO QUE A ÉL LE AGRADA.

¿Alguna vez sentiste la presión de tus amigos para hacer cosas que sabes que están mal?  ¿Has experimentado la tentación de seguirles la corriente porque no quieres que ellos piensen que tienes miedo de decir no?  Esas situaciones nunca son fáciles, pero si conoces a Jesús, no tienes que enfrentarlas solo.  Tienes al Espíritu Santo para ayudarte.  Él te da las fuerzas y el valor que necesitas para que puedas hacer lo más valiente y defender lo que es correcto.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.