Las piezas del rompecabezas

Frustrados, Tobías y Jaime sostenían las piezas azules en sus manos, tratando de descifrar dónde ponerlas.  “¡Esto es tan difícil!”, exclamó Tobías mientras trataba de hacer que encajaran.

“¡Todas las piezas se ven iguales!”  Jaime aventó su pieza del cielo azul. 

La señora Sarmiento, que era mamá de Tobías, rio desde la cocina.  “Niños, ¡necesitan un descanso!  Vengan a comer algo”.

“Solo no nos des nada que sea azul.  Estoy cansado del azul”, se quejó Tobías.

Los niños entraron en la cocina y se dejaron caer en la mesa.  La señora Sarmiento les sirvió unos bocadillos, asegurándose de que no hubiera nada azul.  “Por la cara que tienes, hijo, creo que no debería comprarte un rompecabezas para Navidad, ¿verdad?”  Ella rio.  “¿Qué me dices tú, Jaime?  ¿Qué quieres de regalo?”

“Honestamente, lo único que quiero por Navidad es que mis padres vuelvan a estar juntos”, contestó Jaime.  “Quiero que se amen como usted y el señor Sarmiento”.

“Te entiendo, Jaime”, aseguró la señora Sarmiento.  “Mis padres también se divorciaron cuando yo tenía más o menos tu edad”.

“¿En serio?”, preguntó Jaime con los ojos abiertos por el asombro.

“Sí, y también quería que volvieran a estar juntos.  Pero ahora me doy cuenta de que, en medio de todo, Dios estaba obrando en mí”.

“¿A qué se refiere?”, preguntó Jaime.

“Dios no desperdicia nuestras dificultades.  Mira esas piezas azules.  Sé que no entiendes dónde van y eso puede ser frustrante.  Pero si las tiras a la basura, ¿qué pasará?”

“El rompecabezas nunca estaría completo”, afirmó Tobías.

La señora Sarmiento asintió.  “Dios puede utilizar las coas difíciles para ayudarnos a conocerlo mejor y para glorificar Su nombre.  Es duro que tus padres se separen y el divorcio no es lo que Dios quería para tu familia.  Pero el Señor todavía está escribiendo tu historia, Jaime.  Algún día vas a poder animar a otros que sufren por el divorcio de sus padres”.

“Creo que ya entiendo”, respondió Jaime.

“Con el tiempo lo entenderás.  Solo recuerda que tu vida no es un rompecabezas confuso para Dios.  Él tiene todo planeado y te ha prometido un buen futuro y una esperanza, ¡porque conoces a Jesús!”

“Gracias, señora Sarmiento”, expresó Jaime.  “Vamos, Tobías.  Tenemos que trabajar en ese cielo azul”.  —  EMILY RUDOLPH

DIOS TIENE UN BUEN PLAN PARA TI

VERSÍCULO CLAVE: FILIPENSES 1:6

ESTOY CONVENCIDO PRECISAMENTE DE ESTO: QUE EL QUE COMENZÓ EN USTEDES LA BUENA OBRA, LA PERFECCIONARÁ HASTA EL DÍA DE CRISTO JESÚS.

¿Quisieras que algunas cosas en la vida fueran diferentes?  ¿Te parece que los demás tienen la vida “perfecta”, pero tú tienes una difícil?  Si es así, debes saber que Dios te ama y Él está llevando a cabo un plan maravilloso en tu vida.  Esta no es un rompecabezas confuso para Dios.  Él ve el cuadro completo y te salvó para que puedas tener un glorioso futuro con Él.  Confía en Dios.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.