La ropa de las flores

Emma se agachó y olió una rosa de su jardín.  “Oh, ¡qué rico huele!  Voy a extrañar tanto nuestro jardín con flores”.

“Yo también”, expresó mamá mientras tomaba una fotografía de algunas flores con su teléfono.  El jardín estaba floreciente.  Había dos rosales, uno con rosas rosadas y el otro con rosas rojas.  También había una variedad de plantas y flores alrededor.

“Recuerdo cuánto trabajaste en este jardín cada verano”, señaló Emma.  “Tu esfuerzo realmente dio resultados.  Es hermoso.  Qué mal que tengamos que dejarlo”.  La niña empezó a caminar hacia el automóvil.  “Ojalá no tuviéramos que mudarnos.  Tengo miedo de lo que pasará después”.  Los padres de Emma se habían separado hace poco y su papá se había ido de la casa, así que se estaban mudando a un apartamento.

“Espera, hija.  Regresa un momento, antes que te subas al automóvil.  ¿Alguna vez te conté por qué me gustan tanto las flores y la jardinería?”, preguntó mamá.

Emma siguió a su madre de regreso al jardín.  “No sé.  Supongo que porque las flores son lindas”.

“Sí, son lindas”, aseguró mamá.  “Su belleza nos recuerda la fidelidad de Dios para cuidar de nosotros.  Jesús habla acerca de las flores en la Biblia.  Nos dice que veamos las flores y lo hermosas que son.  Ellas no se preocupan de qué ponerse.  Dios les provee lo que necesitan”.  Mamá puso su brazo alrededor de Emma.  “Nosotras somos más importantes para Dios que las flores.  Jesús murió para que pudiéramos pertenecerle y Él siempre nos proveerá lo que necesitamos.  No sé qué nos deparar el futuro, pero sí sé que Jesús estará con nosotros y nos cuidará, del mismo modo que cuida de estas bellas flores”.

Las dos se pararon en silencio por un minuto.  “Bueno, creo que ya es hora de irnos a nuestro nuevo hogar”, comentó la madre.  Ambas se dieron vuelta y se metieron al automóvil.

Mientras conducían a su nuevo apartamento, Emma oró en silencio.  “Amado Señor, ahora que comenzamos un nuevo capítulo de nuestras vidas, por favor, ayúdame a recordar que Tú proveerás para mis necesidades, así como provees a las flores de hermosos vestidos”.  — MELISSA YEAGLE

CONFÍA EN QUE JESÚS CUIDARÁ DE TI

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 6:28

Y POR LA ROPA, ¿POR QUÉ SE PREOCUPAN? OBSERVEN CÓMO CRECEN LOS LIRIOS DEL CAMPO; NO TRABAJAN, NI HILAN.

¿Estás pasando por un momento difícil?  ¿Sabes que Dios cuida de ti?  Sea cual sea tu dificultad, Jesús te ayudará a superarla.  Cuando veas una hermosa flor, recuerda que esta no se visitó a sí misma.  Dios proveyó a esa flor de sus pétalos, así como te proveerá de todo lo que necesites, en Su tiempo perfecto.  Confía en que Él estará contigo y cuidará de ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.