La luz del mundo

Daniela se bajó de su cama y bajó de puntillas por el pasillo hacia la habitación de Astrid.  La tenue luz de su lámpara de noche le permitió ver la cobija abultada que cubría a su hermana mayor, quien roncaba suavemente.  Daniela se subió a su cama y se metió bajo las cobijas.

—¿Qué te asustó esta vez? —preguntó Astrid con voz somnolienta.

—Mi luz para la noche no está funcionando y mi habitación está muy oscura —la niña temblaba de miedo.

—¿Quieres saber qué hago yo cuando tengo miedo? —Astrid se volvió para mirar de frente a su hermana.

—¿Cantas? —adivinó Daniela.  Su hermana mayor se sabía las letras de todas las canciones de moda.

Astrid rio.

—Bueno, eso sí me ayuda, pero no tanto como cuando oro.

—¿Cómo oras?

—Le pido a Jesús que me ayude a recordar que Él es mi luz.  En la Biblia, Jesús dijo que Él es la luz del mundo.

Daniela se acurrucó más apegada a su hermana.

—Pero Jesús no hará que brille una luz de verdad en mi habitación, ¿o sí?

—Él hace algo mucho mejor —aseguró Astrid—.  Él te recordará que Su luz brilla en tu corazón.  Entonces sabrás que Él siempre está contigo y, sin importar lo densa que sea la oscuridad, no tendrás ningún temor.

Cuando amaneció, Daniela se olvidó por completo de sus miedos nocturnos.  Ni siquiera se acordó de cambiar la bombilla de su lámpara.  Pero, cuando llegó la noche, un ruido la despertó y su habitación estaba completamente oscura.  «¿Por qué no le pedí a mamá que cambiara esa bombilla?», pensó mientras se cubría la cabeza con su manta.

Daniela tuvo la idea de salir de su cama y volverse a escabullir en la habitación de su hermana.  Entonces recordó lo que Astrid le había dicho, así que decidió orar.

—Por favor, Jesús, necesito Tu luz.  Ayúdame a saber que estás conmigo.

La habitación todavía estaba oscura, pero la niña siguió orando.

—Jesús es la Luz del mundo.  Jesús es la Luz del mundo.  Jesús es la Luz del mundo… —y se quedó dormida enseguida.

A la mañana siguiente, Astrid le preguntó a Daniela cómo le fue durante la noche.

—Bueno —le contó su hermana menor—, al principio tenía miedo, pero después me puse a platicar con Jesús, ¡y me quedé dormida!

Astrid sonrió.

—¡Qué bueno es saber que la Luz del mundo siempre está con nosotros!

BONNIE CARR

JESÚS ES NUESTRA LUZ EN LA OSCURIDAD

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 8:12

YO SOY LA LUZ DEL MUNDO; EL QUE ME SIGUE NO ANDARÁ EN TINIEBLAS, SINO QUE TENDRÁ LA LUZ DE LA VIDA.

¿Te da miedo la oscuridad?  ¿Te imaginas que hay cosas tenebrosas que caminan entre las sombras?  ¿Sabías que Jesús es la fuente de toda la luz, de toda la bondad?  Jesús brilla con fuerza en todos los lugares oscuros.  Su luz derrota a las tinieblas y, si confías en Él como tu Salvador, siempre estará contigo.  Cuando sientas temor, platica con Él.  Escucha lo que el Señor dice en Su Palabra, la Biblia.  Recuerda que Su luz siempre está brillando sobre ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.