La linterna

“Marlon finalmente dijo que sí vendrá a la iglesia con nosotros”, le dijo Rubén a su madre, “pero hoy cambió de opinión.  ¿Por qué habrá sido?”  Mamá parecía pensativa, pero no dijo palabra.

Unos minutos después de que Rubén se acostara, por la noche, se levantó y regresó a la sala.  “Mamá, ¿tenemos baterías para la linterna?  Mi linterna no funciona”.  La madre observó, mientras Rubén desenroscó la base.  “¡Mira, hay trapos viejos atascados en donde deberían estar las baterías!  ¿Quién hizo esto?”, exclamó el niño, halando los pedazos de tela.  “¡Seguramente fue Elisa!”, y de dirigió, furioso, a la habitación de su hermana.

“¡Espera, Rubén!”, indicó su mamá.  “Elisa no lo hizo.  Fui yo”.

Rubén se detuvo en seco.  “¿Tú?  Pero ¿por qué?”  El niño miró los trapos.  “Tienen palabras escritas… egoísmo, desobediencia, mentiras, quejas”.  Rubén se volteó para ver a su madre.  “¿Qué es esto?”

“Quería ilustrar algo”, contestó mamá.  “Así como los trapos en la linterna evitaban que su luz brille, las cosas escritas en la tela evitarán que tu luz brille radiante para Jesús.  He notado algunas de ellas en tu vida, últimamente, y cuando me contaste que Marlon cambió de opinión sobre ir a la iglesia, me preguntaba si quizá él también las notó.  Vi la cara que puso esta tarde, cuando te pedí que me ayudaras con los víveres y te portaste muy grosero conmigo.

“Bueno, yo…”  Rubén estaba avergonzado al pensar en su día.  Sabía que, además del incidente de los víveres, Marlon lo oyó decirle a su maestra que había terminado una lectura, pero Marlon sabía que no era verdad.  También había visto a Rubén hacer trampa en la clase de educación física, y perder los estribos en el patio.

“Jesús quiere deshacerse de las cosas que evitan que tu luz brille como el sol”, expresó mamá.  “Confiésale lo que has hecho y pídele que te perdone.  Luego confía en Él para permitir que Su amor y Su luz brillen a través de tu vida.  Cuando realmente brilles para Jesús, Marlon y tus otros amigos podrán ver cómo es Él y cómo te ha cambiado”.

Rubén hizo un gesto afirmativo.  “Le voy a pedir perdón a Jesús”, aseguró.  “Y también le pediré perdón a Marlon”.AGNES LIVEZEY

DEJA QUE LA LUZ DE JESÚS BRILLE A TRAVÉS DE TI

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 5:16 (NVI)

HAGAN BRILLAR SU LUZ DELANTE DE TODOS, PARA QUE ELLOS PUEDAN VER LAS BUENAS OBRAS DE USTEDES Y ALABEN AL PADRE QUE ESTÁ EN EL CIELO

¿Estás haciendo brillar la luz de Jesús?  ¿O algunas cosas que haces y dices opacan esa luz?  No permitas que las acciones o actitudes pecaminosas eviten que otros vean la luz de Jesús en ti.  Confiésale tus pecados al Señor y pídele que te perdone.  Luego deja que los demás vean a Jesús en tu forma de vivir.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.