La clase de historia de Alicia

“¡Detesto la historia!”, se quejó Alicia.  “No veo para qué tengo que aprender las cosas que ocurrieron hace tanto tiempo”.  Su desagrado por la historia se extendía a la iglesia.  “Es aburrido estudiar los reyes, los jueces y toda esa historia de la Biblia, especialmente en el Antiguo Testamento”, le comentó a su papá.

“La Biblia dice que toda la Escritura es inspirada por Dios y nos ayuda a entender quién es Jesús y lo que Él ha hecho por nosotros”, explicó su padre.  “Podemos aprender de las vidas de las personas que vivieron en ese tiempo, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento”.  Alicia no estaba convencida.

Ese verano, la familia visitó algunos sitios históricos.  Mientras caminaban por los lugares donde sucedieron eventos históricos bien conocidos, Alicia leía los folletos de los tours y estaba fascinada con ellos, para su sorpresa.  “¡Guau!”, exclamó después de leer sobre una de las batallas de la Guerra Civil.  “Marchaban en filas por campos abiertos y se disparaban unos a otros.  ¡Qué terrible!  Es muy diferente de como son las guerras hoy en día”.

Papá asintió.  “Las cosas han cambiado, sin duda”.

En la capital, Alicia disfrutó al ver varios monumentos.  Estoy comenzando a entender más sobre la historia”, admitió.  “Qué genial que alguien haya construido todos estos monumentos para recordarnos a las personas importantes y lo que hicieron”.

El padre puso una mirada reflexiva.  “¿Sabes qué monumentos me gustaría ver?  Desearía poder ir a Israel para ver los monumentos que el pueblo construyó en el tiempo del Antiguo Testamento para recordar a Dios y las obras maravillosas que hizo”.

Alicia sonrió.  “¡Sí!  ¡Vamos!”

Papá rio.  “Me gustaría ir, pero no podemos.  Algunos de esos monumentos ya ni siquiera existen.  Pero cuando leemos en la Biblia sobre las personas que los construyeron, aprendemos acerca de sus vidas.  Cuando oímos de cómo Dios los ayudó y cumplió Sus promesas con ellos, aun cuando pecaban, eso nos recuerda que Él hará lo mismo con nosotros.  Oír sus historias nos ayuda a saber cuán grande es Dios y nos recuerda que debemos confiar en Jesús en cada situación”.

“Supongo que, después de todo, la historia no es tan aburrida”, afirmó Alicia.  “Creo que este viaje me ayudará a apreciarla mejor, ¡tanto en la escuela como en la iglesia!”  —  RAELENE E. PHILLIPS

APRENDE DE LA HISTORIA DE LA BIBLIA

VERSÍCULO CLAVE: ROMANOS 15:4

TODO LO QUE FUE ESCRITO EN TIEMPOS PASADOS, PARA NUESTRA ENSEÑANZA SE ESCRIBIÓ, A FIN DE QUE POR MEDIO DE LA PACIENCIA (PERSEVERANCIA) Y DEL CONSUELO DE LAS ESCRITURAS TENGAMOS ESPERANZA.

¿Te parece que hay partes de la Biblia que son difíciles de leer?  ¿Te preguntas por qué tantas páginas cuentan la historia de la nación de Israel?  Su historia es nuestra historia.  Debemos saber que pecamos tal como lo hicieron los israelitas, pero que Dios envió un Salvador para rescatarnos, a Jesús.  Mientras lees tu Biblia, piensa en cada historia.  ¿De qué manera te enseña a pensar y a vivir como un hijo de Dios?

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.