La carrera

Jimena estaba llegando a la meta de su carrera a campo traviesa y estaba exhausta. Había corrido casi dos kilómetros entre senderos empinados que subían y bajaban por el bosque. Pero cuando llegó a la cima de la última colina en el último tramo de la carrera, oyó que alguien la animaba a un lado del sendero.

—¡Dale, Jime! ¡Tú puedes! —el padre de la niña le hacía señas con las manos—. ¡Ya falta poco!

Aunque Jimena estaba cansada, corrió un poquito más rápido hasta cruzar la meta.

—Lo hiciste muy bien —comentó papá mientras le entregaba una botella con agua.

—No lo creo —Jimena jadeó, casi sin aliento—. No gané. ¡Casi llegué en el último lugar!

—¡Pero terminaste tu primera carrera a campo traviesa! —exclamó su padre—. Llegaste a la meta. Estoy orgulloso de tu perseverancia, porque no te diste por vencida, aun cuando era difícil.

—Gracias —Jimena sonrió—. Realmente me ayudó cuando te vi animándome al final.

La niña y su padre se sentaron juntos para ver cómo los niños mayores cruzaban la línea de la meta.

—¿Sabías que la Biblia dice que la vida es como una carrera? —preguntó su papá.

—Si es así, no creo que gane —Jimena tomó otro trago de agua—. No soy muy buena para correr.

—No importa si eres buena para correr —opinó su padre—. Y tampoco importa cuán rápida, fuerte, inteligente seas, ni cuál es tu edad. Ganamos la carrera al perseverar en confiar y seguir a Jesús, aun cuando la vida se ponga difícil. Cuando estabas cansada, ¿cómo es que seguiste corriendo?

Jimena sonrió.

—Te oí cómo me animabas, y recordé que me estabas esperando en la meta.

—Bueno, mientras corremos la carrera de la vida, Jesús está con nosotros todo el tiempo, animándonos. Y también hay muchos otros cristianos que nos animan y nos ayudan a permanecer firmes en nuestra fe —explicó papá—. Y cuando finalmente crucemos la línea de la meta, Jesús estará ahí, y Lo veremos cara a cara. Cuando nos enfocamos en Jesús y recordamos que Él nos está esperando al final de nuestra carrera, eso puede ayudarnos a perseverar.

Jimena asintió.

—Sí, me anima mucho recordarlo.

—Entonces, ¿crees que correrás más carreras?

—Tal vez —indicó Jimena—. ¡Será mejor que siga entrenando!

ABBY CIONA

CORRE LA CARRERA PARA JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: HEBREOS 12:1 (NTV)

 YA QUE ESTAMOS RODEADOS POR UNA ENORME MULTITUD DE TESTIGOS DE LA VIDA DE FE… CORRAMOS CON PERSEVERANCIA LA CARRERA QUE DIOS NOS HA PUESTO POR DELANTE.

¿Te han dado ganas de darte por vencido cuando afrontas desafíos? Si eres cristiano, Jesús te da fuerzas y te ayuda en los momentos difíciles. Él también te provee ánimo y ayuda a través de otros cristianos. Puedes perseverar al fijar tus ojos en Jesús y encontrar fuerzas en Él. El Señor está contigo ahora mismo, y también te estará esperando en la línea de la meta.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.