La canción de Pícaro

«¿Qué mascota debería adoptar?», se preguntaba Elías. Sus padres habían aceptado que él pudiera tener un pájaro o un conejillo de indias si lo cuidaba de manera apropiada. El niño pensó en conseguir un pájaro. Sería genial tener una mascota que cante, pero también podía abrazar a un conejillo de indias y jugar con él. Era una decisión difícil, pero al fin Elías se decidió por el roedor y lo llamó Pícaro.

Todos los días, Elías se encargaba del agua y la comida de Pícaro, y dedicaba un tiempo para acariciarlo.

—¡Estoy tan feliz de tener a Pícaro! Es muy divertido jugar con él —les contó el niño a sus padres—. Si tan solo pudiera aprender a cantar, todo sería perfecto.

Una mañana, Elías entró corriendo en la cocina.

—¡Mamá! ¡Ven a mi habitación! ¡Tienes que ver esto! —la madre fue rápidamente con su hijo a su habitación—. ¡Escucha! —indicó Elías mientras Pícaro hacía unos sonidos como silbidos—. ¡Está cantando! Quería tener un pájaro para que cante, ¡pero ahora Pícaro está cantando! ¿Crees que todos los conejillos de indias canten así?

—Leí en internet que muchas veces chillan y silban cuando están felices —comentó su madre.

—¡Entonces Pícaro debe estar feliz! —expresó Elías.

Mamá asintió.

—A mí me parece que está feliz y noté que empezó a silbar cuando entraste en la habitación. Al parecer, te reconoce. Quizá está cantando para expresar afecto a su manera y agradecerte por cuidar tan bien de él.

Elías sonrió al pensar en esto.

—Qué genial sería eso.

—¿No te sientes bien al saber que te preocupas por satisfacer todas sus necesidades? —preguntó la madre—. ¿Y que está feliz y contento, y te demuestra su gratitud? —Elías asintió—. ¿Sabes? —continuó mamá—. Dios se agrada cuando le cantamos alabanzas. Muchos de los salmos que Dios escribió son cantos de alabanza y están en la Biblia para recordarnos que debemos alabar y agradecer a Dios por todo lo que ha hecho por nosotros. A través de Jesús, Él nos rescató del pecado y nos dio vida eterna. Además, el Señor nos provee todo lo que necesitamos. ¡Tenemos tantas cosas por las que estar agradecidos!

Elías sonrió y asintió.

—Sí, deberíamos ser como Pícaro y cantar alabanzas para darle gracias a Dios por la forma en que cuida de nosotros.

RONDA L. SHERRILL

CANTA ALABANZAS A DIOS

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 59:16 (NTV)

CADA MAÑANA CANTARÉ CON ALEGRÍA ACERCA DE TU AMOR INAGOTABLE.

¿Aprecias todos los cuidados que Dios te da? ¿Le das gracias por tantas bendiciones que te ha provisto, como la comida, ropa, juguetes, familia, amigos, protección? ¿Le das gracias por el perdón, la nueva vida en Jesús y un futuro en el cielo, junto a Él? Trata de hacer lo que sugiere nuestro versículo clave: ¡cántale con alegría a Dios! Él te ama y le gusta oírte cantar Sus alabanzas.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.