Héroes que no se ven

Era una cálida mañana de otoño y Victoria y Micaela estaban ayudando a una ancianita que era su vecina, la señora Domínguez, a sacar las malas hierbas junto a las flores de su jardín.  Terminaron con el jardín frente a la casa justo cuando la señora Domínguez salió con una jarra de limonada.

“¡Oh, niñas!  ¡Están haciendo un excelente trabajo!”, exclamó la señora Domínguez mientras vertía limonada en dos vasos y se los ofrecía a Victoria y Micaela.  “Aquí tienen algo para beber”.

“¡Gracias!”, expresó Victoria, tomando uno de los vasos.  “¿Sabía que tiene muchas lombrices en su jardín, señora Domínguez?  ¡Saqué una que era tan larga como mi mano!  La arrojé en el balde de la maleza”.

“¡Oh, linda!  Puedes sacar todas las malas hierbas, pero deja ahí las lombrices.  ¡Son los héroes que no se ven!”, afirmó la señora Domínguez.

“¿A qué se refiere?”, preguntó Micaela.

“Bueno, esas lombrices se retuercen en la tierra y hacen agujeros para que pueda entrar el aire en la tierra.  También se comen todas las hojas muertas, los insectos y las raíces cada año, convirtiéndolos en fertilizante, ¡lo que provoca que el suelo sea muy bueno para cultivar mis flores!”, explicó la señora Domínguez.  “Solo porque no pueden ver cómo las lombrices hacen su trabajo no significa que no sean importantes”.

Las niñas trabajaron durante el resto de la mañana y luego fueron a casa para almorzar.

“Se ve mucho mejor sin esa fea maleza”, le contó Micaela a su mamá.  “Me alegra que hayamos podido ayudarla.  Ella nos dijo que tiene artritis y ya no puede cuidar bien de sus flores”.

“Sí, y también nos contó que todas esas lombrices que desenterramos son muy importantes para mantener sano el suelo, ¡a pesar de que normalmente no las vemos!”, señaló Victoria entre una mordida y otra de su sándwich.

“Esas lombrices me recuerdan a ustedes, niñas”, aseguró su madre.  Victoria y Micaela la miraron con curiosidad.  “Hacen su trabajo en lo subterráneo, donde nadie más las ve.  Las lombrices no reciben el crédito por todo el trabajo que hacen para mantener los jardines saludables y hermosos, y muchos de nuestros vecinos jamás sabrán de todo el trabajo que realizaron para ayudar a la señora Domínguez con sus flores.  Pero Dios ve sus buenas obras, incluso cuando nadie más las nota, y Él sabe que las llevan a cabo porque lo aman.  Ustedes son Sus héroes que no se ven”.  – KENDRA ANGLE

SÉ UN HÉROE QUE NO SE PUEDE VER

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 6:4

Y TU PADRE, QUE VE EN LO SECRETO, TE RECOMPENSARÁ.

¿Te gusta recibir el crédito por las cosas buenas que hacen?  ¿Has hecho algo bueno solo para llamar la atención?  No es malo que la gente te halague por tus buenas obras o porque has sido de ayuda, pero esa no debería ser la razón para hacer buenas obras.  Sirve a Jesús ayudando a otros y mostrándoles Su amor, aun cuando nadie más lo note.  ¡Él sí lo notará!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.