Hecho y moldeado

“¡Mamá!  ¡Mira lo que hice!”, gritó Gustavo cuando entró en la cocina, después de la escuela.  Rápidamente puso su mochila en la mesa y rebuscó hasta encontrar una mariposa de barro, pintada con colores brillantes.  “Hicimos estas mariposas en la clase de arte”, le contó el niño.  “Nos tomó toda la semana”.

“¡Qué linda!”, opinó su madre, al mismo tiempo que ponía frente a su hijo unos vegetales con una salsa, para el bocadillo de la tarde.  “Recuerdo que me contaste que iban a hacer esa manualidad”.

Gustavo asintió.  “Primero tomamos el barro y lo moldeamos con nuestras manos.  Después usamos cuchillos de plástico para cortarlo y hacer diseños.  Cuando las mariposas estuvieron listas, la señora Estévez las puso en un horno grande, en forma de barril, para endurecerlas.  Hoy pudimos pintarlas con cualquier color que quisiéramos”.  El niño sonrió.  “¿No crees que Wally se ve genial?”

“¿Wally?”, preguntó mamá.

“Sí, es el nombre que le puse”.

“Bueno, ¡creo que hiciste un muy buen trabajo!”, aseguró su madre, tomando un lápiz y un papel.

“¿Qué estás haciendo?”, preguntó Gustavo antes de morder una zanahoria.

“Estoy trabajando en la clase de escuela dominical que enseñaré esta semana”, comentó mamá.  Ella sonrió.  “¿Sabes?  Me hace pensar en Wally.  De cierta manera, nos parecemos a él”.

“¿Cómo podemos parecernos a Wally?”, preguntó el niño.

“Bueno, Dios nos ha hecho a cada uno de nosotros como tú hiciste a Wally.  Diseñaste a tu mariposa y Dios nos creó a cada uno según Su diseño específico.  La Biblia dice que Dios nos tejió antes de nuestro nacimiento.  Él nos moldeó para darnos nuestra forma y altura.  Tú elegiste los colores para pintar a Wally, y Dios eligió los colores para nuestra piel, cabello y ojos”.

“¡Qué genial!”, exclamó Gustavo.  “Pero me alegra no tener que entrar en un horno como Wally”.

“No, no es un horno”, señaló su madre, “pero a veces sí tenemos que pasar por tiempos difíciles.  Cuando eso suceda, debemos confiar en que Dios nos ayudará en medio de las circunstancias por las que Él nos permita atravesar.  El Señor las usará para moldearnos y que seamos más como Jesús.  Dios no solo nos ha creado, sino que Él mismo se hizo humano y murió en la cruz para que podamos tener vida eterna.  Cuando afrontamos dificultades, debemos recordar todo lo que Jesús ha hecho por nosotros y confiar en Él”.

Gustavo sonrió a su mariposa de barro.  “Pensaré en eso cada vez que mire a Wally”.  —  SARAH BERGMAN

DIOS TE HIZO Y TE MOLDEA

VERSÍCULO CLAVE: ISAÍAS 64:8

OH, SEÑOR, TÚ ERES NUESTRO PADRE, NOSOTROS EL BARRO, Y TÚ NUESTRO ALFARERO; OBRA DE TUS MANOS SOMOS TODOS NOSOTROS.

¿Sabías que Dios te creó y eligió los rasgos físicos apropiados para ti?  Él te ama tal como eres… te ama tanto que envió a Su Hijo a morir por ti, para que puedas vivir con Él para siempre.  Cuando atravieses por tiempos difíciles, Dios los usará para moldearte y que seas más como Jesús.  Confía en que Él está obrando en tu vida y te ayudará a crecer para que seas la persona que Él tenía en mente cuando te creó.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.