El maestro de la ilusión

“¡Ya no está!”, exclamó Jacob, mirando fijamente a la pantalla.  “Lo estuve observando todo el tiempo, y simplemente desapareció del escenario”.

“Por eso se llama ilusionista”, dijo su padre.

De repente, el ilusionista volvió a aparecer… en la parte de atrás del auditorio.  La audiencia aplaudió y dio gritos de emoción.  “Me pregunto cómo lo hizo”, indicó Jacob.

Papá se encogió de hombros.  “No sé, pero es un excelente truco.  ¿Sabías que el ejército usó una vez un truco para desaparecer?  Al final de la Segunda Guerra Mundial, juntaron una fuerza especial llamada ‘Ejército Fantasma’”.

“¿En serio?  ¿Pusieron sábanas encima de sus cabezas para espantar a los enemigos?”

El padre rio.  “No.  Se llamaba ‘Ejército Fantasma’ porque aparecían un día y al día siguiente ya no estaban”.

“¿Quieres decir que era como si desaparecieran?”, preguntó Jacob.

“Así es”, contestó su padre.  “Hacían ver como si el ejército fuera más grande y fuerte de lo que era en realidad.  Los del  ‘Ejército Fantasma’ eran los maestros de la ilusión.  Tenían varios tanques de guerra de caucho, pero de tamaño real, camiones y cañones que inflaban para hacer creer a los enemigos que un enorme ejército venía a pelear.  Una vez que el ‘Ejército Fantasma’ se daba cuenta de que sus oponentes los habían visto y venían a atacar, desinflaban todo, se iban rápidamente y aparecían en otro lugar”.

“Guau”, expresó Jacobo.  “Eso debió haber confundido al enemigo”.

“Sí”, afirmó papá.  “Ellos enviaron soldados a un lugar cuando la verdadera batalla estaba en otro lugar.  Perdieron veinte batallas importantes de ese modo, lo que nos ayudó a ganar la guerra”.

“Tomaron una mala decisión”, aseguró Jacob.  “Me pregunto si el ejército todavía hace ese tipo de trucos”.

“No estoy seguro, pero la Biblia nos dice que Satanás es el maestro de la ilusión y trata de engañarnos”.

“¿En qué sentido nos trata de engañar?”, preguntó el niño.

“Satanás quiere que creamos que es más grande y poderoso de lo que es”, señaló el padre.  “Pero la verdad es que no tiene poder sobre los cristianos.  Todos los que confían en Jesús han sido libertados del pecado y del poder del diablo.  Él trata de confundirnos, pero Jesús nos ha dado el poder de resistirlo”.

“Entonces no vamos a tomar malas decisiones como lo hicieron nuestros enemigos en la Segunda Guerra Mundial”, admitió Jacob.  “Podemos saber que Satanás está mintiendo y, en vez de caer, vamos a confiar en Dios”.

Papá hizo un gesto afirmativo.  “Exactamente”.  —  MATT SHOEMAKER

SATANÁS ES UN ILUSIONISTA

VERSÍCULO CLAVE: 1  JUAN 4:4

 HIJOS MÍOS, USTEDES SON DE DIOS Y HAN VENCIDO A LOS FALSOS PROFETAS, PORQUE MAYOR ES AQUEL QUE ESTÁ EN USTEDES QUE EL QUE ESTÁ EN EL MUNDO.

¿Alguna vez has caído en uno de los trucos de Satanás?  ¿Ha tratado de hacerte creer que Dios no te ama o que hacer algo malo no es para tanto?  El diablo es el maestro ilusionista que trata de engañarnos para que tomemos malas decisiones, en lugar de confiar en Dios.  Pero Satanás no tiene poder sobre los cristianos porque Jesús lo derrotó cuando murió por nuestros pecados y resucitó.  A través de Jesús, tienes el poder para resistir a Satanás y a sus mentiras.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.