Gracias

—¡Estoy llena! —declaró Abigaíl, alejando su silla de la mesa.

—Yo también —dijo Mateo—. ¡El pavo estuvo delicioso!

—¿Quisieran comer un poco de tarta ahora? —preguntó su madre—. ¿O preferirían esperar para comerla más tarde?

—¡Más tarde! —gritaron todos.

Mamá comenzó a retirar los platos y la comida de la mesa. Los demás también ayudaron.

—Déjame sacar el resto de la carne de los huesos del pavo —sugirió papá cuando la mesa estuvo limpia.

—Gracias. Eso será de gran ayuda —afirmó la madre—. Voy a guardar las sobras y ustedes, niños, pueden poner los platos en el lavavajillas. Tendrán que lavar a mano algunas ollas y sartenes.

Abigaíl suspiró.

—Mateo, tú enjabonas y yo enjuago —indicó, y ambos chicos se pusieron manos a la obra—. Oh, mamá —se quejó Abigaíl después de un rato—, hay tantos platos por lavar hoy. ¡No me gusta lavar la vajilla! ¡No nos quedará tiempo para jugar!

—Creo que tienen tiempo suficiente —aseguró su padre—. No son muchos los platos que hay que lavar a mano. La mayoría van en el lavavajillas.

—Así es —afirmó mamá—. ¡Definitivamente debemos estar agradecidos por el lavavajillas!

—Bueno, igual no me gustan los platos sucios —refunfuñó Abigaíl.

—Mmm —murmuró su madre—. A veces es difícil dar gracias por las cosas que no nos gustan, ¿verdad? Pero ¿por qué tenemos tantos platos sucios, para empezar?

—Porque tuvimos nuestra cena del Día de Acción de Gracias —respondió Mateo.

—Correcto —dijo mamá—. Comimos muchos alimentos, ¡y ahora tenemos muchos platos sucios! Así que, en realidad deberíamos estar agradecidos por estas montañas de platos que tenemos que lavar, porque son una evidencia de la bondad de Dios para con nosotros.

—Oh, ya entiendo —expresó Mateo—. Dios nos dio toda la comida que acabamos de comer, ¡y tenemos estos platos sucios para demostrarlo!

Su madre asintió.

—La Biblia nos dice que debemos dar gracias en todo. Aun cuando enfrentamos las cosas que no nos gustan, podemos dar gracias a Dios por Su bondad y por siempre estar con nosotros. Podemos hacerlo porque Jesús nos salvó y nos promete que siempre sacará algo bueno de todo lo que vivamos, aun de las cosas difíciles.

—Bueno, entonces supongo que realmente debo estar agradecida por estos platos sucios —señaló Abigaíl mientras fregaba una olla—. ¡Pero también estoy muy agradecida por el lavavajillas!

HAZEL W. MARETT

AGRADECE A DIOS POR TODO LO QUE TE DA

VERSÍCULO CLAVE: 1 TESALONICENSES 5:18

DEN GRACIAS EN TODO, PORQUE ESTA ES LA VOLUNTAD DE DIOS PARA USTEDES EN CRISTO JESÚS.

¿Alguna vez has dado gracias a Dios por los platos sucios? ¿Y por la ropa sucia? Quizá puedas pensar en otras cosas que no son divertidas, pero realmente son una bendición. Dios nos ha dado tanto, y podemos dar gracias en cualquier situación porque Él nos ha dado la mayor de todas las bendiciones: Jesús. Asegúrate de dar gracias a Dios por todas las cosas, grandes y pequeñas.

¡HOY ES EL DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS!

¿POR QUÉ COSAS ESTÁS AGRADECIDO?

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.