Flores silvestres

Todas las tardes, Monse y su mamá salían a caminar por su granja. A la niña le encantaba recoger las flores silvestres que crecían a los lados del sendero, mientras conversaba con su madre sobre cómo les fue ese día.

—Mira esta flor tan linda, mamá —comentó Monse un día, mientras recogía una bella flor rosada con el centro naranja.

—Es hermosa —opinó su madre.

Cuando terminaron su caminata, Monse puso las flores en un florero que puso encima de la mesa de la cocina, para que todos pudieran disfrutar su belleza.

Más tarde, esa noche, la niña oyó a sus padres que hablaban sobre sus cultivos. De lo que Monse pudo entender, no les estaba yendo tan bien.

—No creo que vayamos a tener las ganancias que esperábamos para la estación —dijo papá.

—Bueno, vamos a tener que hacer un presupuesto que se ajuste a eso —respondió mamá.

Cuando la madre acostó a Monse esa noche, se dio cuenta de que la niña estaba preocupada.

—¿Qué te inquieta, hija? —le preguntó.

—¿Vamos a tener dinero suficiente para todo lo que necesitamos? —preguntó Monse, casi llorando.

Mamá sacó la Biblia de Monse que estaba en la cómoda.

—¿Sabías que Dios provee a las flores todo lo que necesitan? —le preguntó. Monse negó con la cabeza y su madre abrió la Biblia en el libro de Mateo y empezó a leer—. «Y por la ropa, ¿por qué se preocupan? Observen cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan. Pero les digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos» —mamá cerró la Biblia—. ¿Ves, Monse? Dios no quiere que nos preocupemos, porque Él ya sabe lo que necesitamos. Jesús nos ha dado el perdón de nuestros pecados y vida eterna, y nos promete que cuidará de nosotros. Eso no significa que vamos a tener todo lo que queramos, pero si Dios cuida de esas flores silvestres que recogiste hoy, con mayor razón se encarga de nosotros y definitivamente sabe lo que necesitamos. Tenemos que confiar en el Señor. Oremos y entreguemos todas nuestras preocupaciones a Jesús, para que podamos sentir Su paz.

La tarde siguiente, mientras Monse recogía un ramo de flores silvestres, se puso a danzar y a cantar:

—Dios cuida de las flores y Dios cuida de mí.

LISA FULLER

CONFÍA EN LA PROVISIÓN DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: FILIPENSES 4:19 (NTV)

Y ESTE MISMO DIOS QUIEN ME CUIDA SUPLIRÁ TODO LO QUE NECESITEN, DE LAS GLORIOSAS RIQUEZAS QUE NOS HA DADO POR MEDIO DE CRISTO JESÚS.

¿Te preocupas con mucha frecuencia? La Biblia nos dice que confiemos en que Dios se encargará de todas nuestras necesidades. ¡Si Él alimenta a los pájaros y viste a las flores, piensa en cuánto más cuidará de ti! No dejes que las preocupaciones te abrumen cuando suceden cosas difíciles. Más bien, entrégale tus preocupaciones a Jesús, quien te ha dado la salvación y vida eterna. Deja que Él se encargue de todo.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.