Espera en la boda (Parte 2)

Estuardo y Mayra se cansaron de tratar de comer las mentas secas de su mesa en la boda de Jessica.  Ya habían esperado bastante tiempo para que su prima y su nuevo esposo, Mateo, llegaran para que la recepción pudiera empezar.

Mientras su panza rugía, Mayra opinó: “Sí quiero comer, ¡pero realmente me emociona ver otra vez el vestido de novia de Jessica!”

Estuardo no contestó.  Todavía pensaba en los comentarios que había hecho su mamá, cuando dijo que la Segunda Venida de Jesús era como la buena comida de la boda que estaban esperando.  “Mamá, dijiste que cuando Jesús regrese, quitará todo el pecado, ¿verdad?”

La madre asintió.  “¿Cómo lo hará, exactamente?”, preguntó Estuardo.  “Si el problema es que hacemos cosas malas y Jesús lo arregla, ¿qué pasa si alguien peca otra vez después de eso?   O sea, yo sigo pecando, a pesar de que soy cristiano”.

“No eres el único, Estuardo”, señaló su mamá.  “Todos los cristianos hacen cosas malas.  Seguiremos luchando contra el pecado mientras vivamos todavía en un mundo pecaminoso, pero podemos vivir sabiendo que Jesús nos ha salvado y que nos ha prometido algo mejor.  Y, ¿sabes qué?  Los vestidos de novia pueden ayudarnos a entender esa verdad”.

Estuardo parecía sorprendido y Mayra chilló de emoción.

Su madre continuó.  “La Biblia utiliza trajes de boda para mostrar cómo Dios nos salva del pecado, vistiendo a los que confían en Jesús con Su justicia, o ausencia de pecado.  Eso significa que, a pesar de que todavía hacemos cosas malas, Dios nos ve como justos porque Jesús ya tomó el castigo por nuestros pecados.  También es un recordatorio de la promesa de Dios que, algún día, cuando Jesús regrese y haga nuevas todas las cosas, ¡nos dará nuevos cuerpos con los que nunca más volveremos a pecar!”

“Es como cuando Jessica supo que ella y Mateo se casarían el momento en que se puse su vestido de novia esta mañana, a pesar de que todavía no sucedía, ¿verdad?”, preguntó Mayra.

“Exactamente”, afirmó su mamá.  “El día que Jesús regrese será un día grandioso de celebración, ¡así como hoy!  Y, hasta entonces, podemos acudir a Jesús cada vez que hagamos algo malo para confesarlo, con la certeza de que Él nos perdonará porque ya estamos vestidos con Su justicia”.

De repente, Mayra saltó de su silla.  “¡Llegaron!  ¡Es hora de celebrar!”

Estuardo se rio.  “A lo mejor eso será lo que diremos cuando Jesús regrese, ¿no?”

“Sí”, respondió la madre.  “En ese día, ¡toda la creación celebrará!”KANDI ZELLER

JESÚS NOS VISTE DE SU JUSTICIA

VERSÍCULO CLAVE: ISAÍAS 61:10 (NTV)

PUES ÉL [DIOS] ME VISTIÓ CON ROPAS DE SALVACIÓN Y ME ENVOLVIÓ EN UN MANTO DE JUSTICIA.  SOY COMO UN NOVIO VESTIDO PARA SU BODA O UNA NOVIA CON SUS JOYAS.

Cuando pecas, ¿te preocupa que hayas perdido tu salvación o que Jesús haya dejado de amarte?  Si conoces a Jesús, no tienes que preocuparte porque Él te ha vestido con Su justicia.  Jesús promete que te perdonará cuando hagas algo malo y, ¡algún día, cuando Él regrese, te hará una persona completamente nueva y nunca más volverás a pecar!  Confía en Él para que seas libre del pecado para siempre.  (Haz clic aquí para que conozcas sobre las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.