Amigos desechables

Carmina llevó su galleta y su vaso de leche a la lavandería, donde su madre estaba doblando la ropa limpia.  “Mamá, ¿puedo invitar a Ámbar para que venga?”, preguntó.  “Es mi nueva amiga”.  Carmina remojó la galleta en su leche.

Su madre añadió una toalla a la torre de ropa.  “Y también vas a querer invitar a Jazmín, ¿verdad?”

Carmina negó con la cabeza.  “No, no quiero que ella venga.  Nos peleamos.  Además, Ámbar es mucho más popular”.

“¿Ah?”  La madre frunció el ceño mientras le pasaba a Carmina una torre de toallas.  “Llévalas al baño, por favor”.  Mientras Carmina dejaba su leche encima de la lavadora, su mamá le preguntó: “¿Luz Marina y Gloria son todavía tus amigas?”

Carmina se encogió de hombros.  “Ellas son buenas gentes, creo, pero Ámbar es más divertida”.  La niña se dio vuelta para salir.  “Oye, mami, ¿puedo…?  ¡Ups!”  El brazo de Carmina chocó con el vaso de leche y esta se derramó a un lado de la lavadora.  “¡Lo siento!”  La niña acomodó la torre de toallas y agarró la primera para limpiar la leche derramada.

“¡No uses esa toalla limpia!”, exclamó la madre, sacando rápidamente toallas de papel del rollo que estaba colgado en la pared.  “Toma, usa estas”.

Carmina absorbió la leche y arrojó las toallas de papel en la basura.  Su mamá observó mientras reflexionaba.  “Las toallas de papel son muy útiles”, comentó.  Solo las usas y las desechas”.

Carmina asintió.  “Sí, eso es lo bueno de ellas”.

“Sí, pero lo que no es bueno es que hayas estado tratando a tus amigas como si fueran toallas de papel”, indicó la madre.  “Me parece que piensas que está bien usarlas y desecharlas.  ¿Qué tal si Jesús nos tratara como si fuéramos desechables?  ¿Qué tal si Él nos arrojara cada vez que nos contaminamos con el pecado?  Pero Él jamás lo hará porque somos valiosas para Él, y Él promete limpiarnos cuando nos ensuciemos.  Jesús quiere que también trates a tus amigas como personas valiosas”.  Mamá señaló la suave toalla que estaba primera en la torre de ropa limpia.  “Cuando una amistad se ensucia, lávala”.

Carmina meditó en eso mientras tomaba nuevamente el montón de toallas limpias y frescas.  “¿Puedo invitar a Ámbar, a Jazmín, a Luz Marina y a Gloria?”, preguntó.

“¿A todas?”  Mama rio.  “Está bien.  Invítalas a todas.  ¡Mientras más, mejor!” BARBARA WESTBERG

VALORA A TUS AMIGOS

VERSÍCULO CLAVE: PROVERBIOS 27:10 (NTV)

NUNCA ABANDONES A UN AMIGO.

¿Dedicas tiempo para reparar y mantener tus amistades?  O, cuando una amistad se daña, ¿la arrojas y te olvidas?  Los amigos están entre las muchas bendiciones que Dios nos da.  Las amistades son tan importantes que Jesús llama amigos a todos los que confían en Él y lo obedecen.  Por lo tanto, valora tus amistades del mismo modo que Jesús valora las suyas.  Cuida de los amigos que tienes, ¡y también haz nuevos amigos!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.