En la dirección equivocada

“¡Debieron ver a Santiago en la clase de educación física hoy!”, exclamó Genaro cuando su familia se sentó para cenar.  Su hermanito menor lo miró con enojo, pero, al parecer, Genaro no lo notó.  “Nuestra clase jugó balonmano con contra los de tercer grado, ¿y saben qué hizo Santiago?  Cuando agarró la pelota, ¡salió corriendo hacia el arco contrario!  Además, casi metió un gol… para el otro equipo.  ¡Fue tan gracioso!”

“Sí, sí”, dijo Santiago, uniéndose de mala gana a las risas a costa de su error.

“No eres el único”, comentó su padre.  “¡Eso le pasó una vez a un profesional!  En 1929, un hombre llamado Roy Riegels jugaba para los Osos Dorados de California. Una vez recibió la pelota y corrió con una determinación que parecía de vida o muerte.  Uno de sus compañeros de equipo finalmente pudo derribarlo como un metro antes de llegar al gol.  Pero su equipo perdió el juego, de todas maneras”.

“Al igual que el equipo de Santiago”, expresó Genaro alegremente.  “Los vencimos”.

“Qué bueno que solo fue un juego”, opinó mamá.  “Algunas personas corren con fuerza y muy lejos en el partido de la vida, y no se dan cuenta de que están corriendo en la dirección equivocada”.

“¿A qué te refieres, mamá?”, preguntó Santiago.

“Muchas personas creen que se dirigen al cielo porque se esfuerzan mucho y dan lo mejor de sí para vivir bien”, explicó la madre.  “De hecho, eso es lo que yo creía antes.  ¡Pensaba que mis buenas obras avergonzaban a los demás!  Pero estaba equivocada… yo seguía siendo una pecadora y mis buenas obras no valían nada.  Mientras me rehusaba a reconocer que Jesús era el único camino para ser salva y tener vida eterna, estaba corriendo en la dirección equivocada”.

Papá suspiró y movió su cabeza.  “Qué terrible sería descubrir, cuando lleguemos al final de nuestros días, que estábamos corriendo hacia el lado contrario”.

“¿Viste, Genaro?  Correr en la dirección equivocada en una cancha no es tan malo, después de todo”, aseguró Santiago.  “Pero sí que estoy corriendo en la dirección correcta en la vida, ¡hacia Jesús!”  —HAZEL W. MARETT

JESÚS ES EL CAMINO AL CIELO

VERSÍCULO CLAVE: PROVERBIOS 14:12 (NVI)

HAY CAMINOS QUE AL HOMBRE LE PARECEN RECTOS, PERO QUE ACABAN POR SER CAMINOS DE MUERTE.

¿Estás corriendo en la dirección correcta de la vida?  Si estás tratando de llegar al cielo de alguna otra manera que no sea a través de Jesús, vas en la dirección equivocada.  Es genial hacer buenas obras, dar a los pobres, ayudar a los ancianos o simplemente esforzarte al máximo para tener una buena vida, pero nada de eso cambiará el hecho de que eres pecador.  Solo Jesús puede quitar tu pecado y hacerte verdaderamente bueno.  Él es el único camino para que seamos salvos y tengamos vida eterna.  Confía en Él.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.