Elegir a Skye

“Papá, la quiero a ella”.  Lizandro apuntó a una cachorrita que luchaba con otros perritos.  Su futura compañera todavía no lo sabía, pero el niño sí tenía en claro cuál era la cachorrita para él.

“¿Estás seguro?”, preguntó su padre.

El rostro de Lizandro se iluminó.  “¡Sí!”  El niño llevó a su nueva amiguita a casa y le puso de nombre Skye.  El primer día fue difícil.  Skye era difícil de manejar y no se quedaba quieta.  Incluso se escondía debajo del sillón y se rehusaba a salir.

“Dale tiempo”, le aconsejó papá.  “Probablemente sea atemorizante para ella estar en lugar nuevo”.

Al día siguiente, las cosas no mejoraron mucho.  Skye simplemente ignoraba cuando Lizandro lo llamaba y no hacía caso de sus gentiles palabras.  Él le lanzaba una pelota, pero la cachorrita no se veía interesada.

Skye seguía escondiéndose e ignoraba los esfuerzos de Lizandro por jugar con ella y acariciarla.  Su padre empezó a preocuparse, pero el niño no se daba por vencido.

Pasó una semana, pero no tuvo suerte.  Entonces un día Lizandro hizo rodar una pelota frente a Skye y ella salió disparada de debajo del sillón.  Cuando el niño le ofreció una galleta, ella mostró un nuevo interés y la olfateó.

“Creo que ya se está adaptando”, comentó Lizandro cuando Skye finalmente permitió que él la sacara al jardín.

“Sí, creo que sí”, contestó papá.

Pasó otra semana y Skye ahora perseguí las pelotas y seguía a Lizandro a todos lados.  Dejó de esconderse y ahora era receptiva a sus caricias.

“Al fin aprendió a confiar en mí”, aseguró Lizandro mientras observaba cómo Skye corría por todo el jardín. 

“Sin duda”.  Papá sonrió, pensativo, mientras martillaba un clavo en la cerca.

Lizandro se dio cuenta de la expresión de su padre.  “¿En qué estás pensando?”

“Oh, solo estaba pensando en cómo tu relación con Skye se parece un poco a la relación de un cristiano con Dios”, respondió papá.  “Como puedes ver, a pesar de que tomamos la decisión de confiar en Jesús como nuestro Salvador, Él nos eligió primero.  Tú elegiste a Skye cuando ella no sabía nada de ti, y fuiste paciente mientras ella aprendía a confiar en ti.  Dios también nos eligió primero.  La Biblia dice que Él nos eligió para que seamos Sus hijos antes de haber creado este mundo.  A pesar de que podría tomarnos un tiempo llegar a confiar en Jesús como nuestro Salvador, Él nos espera pacientemente”.

Lizandro asintió mientras meditaba y después sonrió cuando Skye lamió su mano.  —  HOPE DOUGHERTY

DIOS NOS ELIGIÓ PRIMERO

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 6:44

NADIE PUEDE VENIR A MÍ SI NO LO TRAE EL PADRE QUE ME ENVIÓ, Y YO LO RESUCITARÉ EN EL DÍA FINAL.

¿Sabías que Dios elige a Sus hijos antes que estos lo eligieran a Él?  A pesar de que tomamos la decisión de confiar en Jesús, Él toma la iniciativa con nosotros y pacientemente espera que Lo reconozcamos como nuestro Salvador.  Es a través de Sus acciones que somos salvos, no por las nuestras.  A causa del gran amor de Dios por nosotros, podemos convertirnos en Sus hijos.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.