El zorro y los gansos

Yolanda, Carlos y otros amigos se pusieron a arrastrar sus pies en la nieve para hacer un enorme diseño con forma de pastel.  Cuando terminaron, se veía como una enorme rueda cruzada con ocho radios.  “¡Muy bien!”, exclamó Carlos.  “Ahora podemos jugar al zorro y los gansos.  Yo seré primero el zorro, pero atraparé a uno de ustedes, los gansos, antes que lleguen a su lugar seguro en el centro.  Entonces esa persona tendrá que ser el zorro”.

Entre gritos y risas, los niños se pusieron a corretear por la nieve.  Usaron las vías de escape para llegar al lugar seguro en el centro, donde estaban a salvo hasta que se aventuraban a salir otra vez.

“Parece que la estaban pasando bien”, comentó mamá cuando Carlos y Yolanda entraron a la casa para almorzar, “pero cada vez que echaba un vistazo, Bryan era el zorro.  ¿Por qué no tomaron turnos?”

Carlos rio.  “Es culpa de él.  Bryan siempre se deja atrapar porque trata de estar lo más cerca posible del zorro antes de salir corriendo”.

“Y nunca usó ninguna de las rutas de escape hasta que era demasiado tarde”, agregó Yolanda.

“Bueno, no se portó tan inteligente”, opinó la madre.  “A pesar de que muchos de nosotros hacemos lo mismo en la vida”.

“¿A qué te refieres?”, preguntó Carlos.

“Todos enfrentamos tentaciones, pero Jesús nos ha dado vías de escape.  Podemos correr hacia Él para estar sanos y salvos, pero a veces nos acercamos demasiado al pecado, en lugar de salir corriendo.  Entonces quedamos atrapados”.

“¿Como esa vez que caminé a casa después de la escuela con los niños mayores, a pesar de que sabía que no era buena idea?”, preguntó Yolanda, recordando el problema en que se metió la semana anterior.

Su madre asintió.  “Podías haber escapado si caminabas con tus otros amigos”.

“Y esa vez que escuché a otros hablando mal de otro niño, en lugar de irme de ahí”, confesó Carlos.  “Me reí con ellos y yo también dije cosas feas”.

“Ya tienen la idea”, afirmó mamá.  “Jesús nos hizo libres del pecado y siempre provee un camino para que escapemos de la tentación.  Y aun cuando caemos, siempre podemos pedirle perdón y dejar de pecar.  No tenemos que quedar atrapados”.  JAN L. HANSEN

PUEDES ESCAPAR DEL PECADO

VERSÍCULO CLAVE: PROVERBIOS 4:14-15

NO ENTRES EN LA SENDA DE LOS IMPÍOS, NI VAYAS POR EL CAMINO DE LOS MALVADOS.  EVÍTALO, NO PASES POR ÉL; APÁRTATE DE ÉL Y SIGUE ADELANTE.

¿Huyes del pecado?  ¿Utilizas las rutas de escape que Dios provee?  Jesús promete que siempre nos dará un camino para escapar de la tentación.  Su camino nunca incluye unirse a otros en el pecado.  Depende de Jesús para que te muestre esa vía de escape.  Y cuando caigas en la tentación, confiésale tu pecado y confía en que Él te perdonará y te ayudará a dejar de pecar.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.