El único antídoto

“¡Jeremías, ven a comer!”, le llamó su madre.  “La cena está lista”.

Jeremías refunfuñó.  Estaba en una parte emocionante de su libro y no quería dejar de leer.  Se apresuró a terminar el capítulo, y luego bajó corriendo a la cocina.

“¿Por qué te tardaste tanto?”, preguntó mamá.  “¿Estás leyendo otro libro de aventuras?”

Sí, el mejor de todos”, opinó Jeremías.  “¡El villano engañó a Buendía para que tome veneno!  ¡Si no encuentra el antídoto en tres horas, morirá!”

“¿Qué es un antíboto?”, preguntó la hermanita menor de Jeremías, Eliana.

El padre rio.  “Es antídoto, hijita.  Un antídoto es algo que contrarresta el veneno, eso significa que evita que funcione”.

Jeremías ayudó a poner pollo, vegetales y pan en la mesa, y después de que su padre le diera las gracias, se sirvió el puré de papas y continuó con la historia.  “Buendía se dio cuenta de lo que pasó y fue al médico de la aldea, quien le mostró muchos venenos y le dijo que cualquiera de ellos podría funcionar.  Pero el médico está trabajando para el malo.  Solo una de las botellas tiene el verdadero antídoto”.

“¿Y Buendía eligió la correcta?”, preguntó Eliana.

“¡No!  ¡Así que ahora realmente está en problemas porque cree que está curado!”

“Eso se parece a lo que el pastor Roberto dijo en la iglesia la semana pasada”, comentó su madre.

Jeremías puso una cara de sorpresa.  “¿El pastor Roberto leyó ‘La última aventura de Buendía’?”

Mamá rio.  “No, pero él explicó que no iremos al cielo si a menos que tomemos el antídoto para el pecado… en antídoto de Dios”.

“¿Estás diciendo que Jesús es el antídoto de Dios para el pecado?”, preguntó Jeremías.

“Correcto”, respondió el papá, “Y cuando la gente piensa que otras cosas los salvarán, están en un verdadero peligro porque creen que están bien sin Jesús.  Ninguno de nosotros está bien sin Él.  Todos somos pecadores, y el pecado lleva a la muerte.  Necesitamos que Jesús nos salve del pecado y nos dé la vida eterna”.

“¡Guau!  Tienes razón”, admitió Jeremías.  “Se parece mucho a la historia”.

“Bueno”, señaló el padre, “tan pronto como termines de limpiar la mesa, puedes ir a averiguar si Buendía se da cuenta de su error antes que sea demasiado tarde.  Y ayudemos a otros a saber acerca del único antídoto que los salvará del pecado, Jesús, antes que sea demasiado tarde”.  – CAROL T. KARASZEWSKI

JESÚS ES EL ANTÍDOTO PARA EL PECADO

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 14:6

JESÚS LE DIJO: “YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA; NADIE VIENE AL PADRE SINO POR MÍ”.

¿Has tomado el antídoto para el pecado?  La Biblia dice que todos pecamos y que ningún pecado puede entrar en el cielo.  ¿En qué confías para quedar sin pecado?  ¿En hacer buenas obras?  ¿En ser mejor que otra persona?  Esas cosas no funcionan.  Dios proveyó el único antídoto que funcionará: a Su Hijo, Jesús.  Confía en Él para que te salve del pecado y te haga apto para ir al cielo.  (Haz clic aquí para que conozcas acerca de las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.