El regalo más importante

Agustín se despertó emocionado y rápidamente saltó de la cama, preguntándose qué habrá en los regalos envueltos bajo el árbol.  “¡Hoy es Nochebuena, mamá!”, exclamó al entrar en la cocina para desayunar.  La familia de Agustín tenía la tradición de abrir sus regalos en Nochebuena.

A lo largo del día, Agustín hizo muchas visitas al árbol de Navidad, para ver los regalos.  Cuando sentía que ya no podía esperar más, terminaron la cena y la familia se reunió para abrir los presentes.  El niño recibió un libro, unos pantalones, una película y lo que más quería: ¡un guante de béisbol!

Agustín soñaba ya con el verano, cuando su padre tomó la Biblia.  “Leamos acerca de los regalos que los sabios le llevaron a Jesús”.  Después de leer la historia, papá señaló: “Nos hemos dado regalos para demostrar el amor que nos tenemos, y también tenemos un obsequio para Jesús”.  Él agitó una cajita roja de metal en la que todos los miembros de la familia habían puesto dinero.  Recoger una ofrenda de Navidad era otra tradición en la familia de Agustín.

Era el turno de su madre de leer, y ella leyó un pasaje de Segunda a los Corintios: “Así como las personas de esta historia, que dieron una ofrenda para ayudar al apóstol Pablo, todos dieron dinero para que sea usado en la obra de Dios”, afirmó mamá cuando terminó de leer.  “Pero lo más importante que le dieron a Jesús no fue su dinero.  Ellos se dieron a sí mismos.  Se entregaron al Señor al recordar que Él murió para salvarlos y sometiéndose a Su voluntad para sus vidas.  Como cristianos, eso es también lo que debemos hacer.  Aunque es bueno dar dinero, es más importante depender en Jesús para que nos guíe a hacer Su voluntad y que nos ayude a amar a otros como Él”.

Agustín meditó en ello mientras iba a dormir.  Había puesto su confianza en Jesús, pero no había pensado mucho en cómo Jesús quería que él viviera.  De repente, dio un brinco y corrió a la sala.  “¡Quiero entregarme a Jesús!  ¡Quiero pedirle que me ayude a amar a otros y a vivir para Él!”  El niño sonrió a sus padres.  “¡Ese es el regalo más importante que puedo dar!”  – HAZEL MARETT

ENTRÉGATE A JESÚS

 VERSÍCULO CLAVE: 2 CORINTIOS 8:5

SE DIERON A SÍ MISMOS AL SEÑOR.

¿Te has entregado a Jesús?  Es el regalo más importante que puedes dar.  Como cristianos, debemos continuamente entregarnos al Señor al depender de Él para que nos ayude a hacer Su voluntad y a mostrar a otros Su amor.  Dale a Jesús el regalo de tu vida esta Navidad y confía en que Él te usará para compartir Su regalo de la salvación con otros.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.