El libro de la bondad de Dios

“¡Un álbum de recortes!”, exclamó Avelina al abrir el regalo de cumpleaños que le había enviado su tía.  “Puedo poner aquí todos mis dibujos favoritos, mis premios y otras cosas.  ¡Qué genial!”

En seguida Avelina se puso a trabajar con entusiasmo, revisando viejos papeles de la escuela, libretas de calificaciones y dibujos.  “Estos problemas de matemáticas me parecen tan fáciles ahora”, aseguró, lanzando un viejo examen a un costado.

“Pero hace un año no se veían tan fáciles, ¿verdad?”, preguntó su madre.  “Recuerdo el esfuerzo que hiciste para estudiar y cómo orábamos juntas por cada examen”.

Avelina asintió.  “Sí, lo recuerdo”.

“¿Qué tal si guardas algunos de esos papeles para que te ayuden a recordar cómo Dios respondió tu oración?”, sugirió mamá.

Mientras la niña apartaba algunos de sus viejos exámenes, su perrita entró y empezó a olfatear las páginas.  Avelina rio.  “Creo que Betsy quiere que pongamos algo en el cuaderno de recortes para que también podamos recordarla”.

“No es una mala idea”, respondió su madre.  “Es bueno que recordemos todas las bendiciones de Dios, ya sean problemas en los que Él nos ha ayudado, la familia, mascotas o amigos”.

“Betsy sin duda ha sido una buena mascota”, afirmó Avelina.  “Pondré unas fotografías de mi perrita en el cuaderno de recortes”.  La niña sostuvo en alto otro retrato.  “Aquí hay una fotografía de nuestra casa.  También la podré ahí.  En poco tiempo, Avelina había terminado ya varias páginas.  “Mamá, mira ahora mi cuaderno de recortes.  Será un recordatorio de las bendiciones de Dios”.

Su madre vio el cuaderno.  “¡Qué lindo!  En lugar de llamarlo cuaderno de recortes, deberías llamarlo ‘El libro de la bondad de Dios’”.

Avelina rio.  “Suena como el nombre que la abuela le da a la Biblia.  Ella dice que es el ‘Buen libro’”.

“Es que es verdad, la Biblia está llena de la bondad de Dios”, indicó su madre.  Nos cuenta cómo Dios respondió a la oración y cuidó de su pueblo en los tiempos bíblicos.  Pero lo más importante es que nos habla de cómo Dios envió a Jesús para salvarnos del pecado y hacernos Sus hijos.  Cuando evaluamos nuestras propias vidas y recordamos cómo Dios nos ha bendecido, podemos ver cómo Jesús ha cuidado de nosotros y sabemos que siempre podemos confiar en Él”.

“El libro de la bondad de Dios”, repitió Avelina, pensativa.  “¡Me gusta!  El siguiente dibujo que agregaré es una imagen de la cruz, para que me recuerde lo bueno que es el Señor conmigo”.  —   JORLYN A. GRASSER

RECUERDA LA BONDAD DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 77:11

ME ACORDARÉ DE LAS OBRAS DEL SEÑOR; CIERTAMENTE ME ACORDARÉ DE TUS MARAVILLAS ANTIGUAS.

¿De qué manera te ha mostrado Dios Su bondad en tu vida?  Dedica unos minutos para que mires atrás y veas cómo Él te ha bendecido.  Piensa en cómo Él te ha ayudado en el pasado con tus tareas de la escuela, un problema familiar o alguna otra dificultad.  Lee acerca de cómo Él ayudó a las personas en la Biblia y cómo Jesús murió y resucitó para salvarnos del pecado.  Él no ha cambiado.  Pues confiar en que Él te ayudará y cuidará de ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.