El cuadro completo

Sierra miraba la televisión con entusiasmo cuando salió un comercial del negocio de su padre en la pantalla.  Su compañía patrocinaba una estación local de televisión y habían grabado una publicidad de su negocio en la oficina donde él trabajaba.  “¿Dónde está tu escritorio, papá?”, preguntó la niña.  “No lo veo”.

“Ahora ves el área de recepción”, contestó su padre.  “No puedes ver todo al mismo tiempo en la pantalla de la televisión, solo un poquito cada vez.  Probablemente veas mi oficina en un momento”.

“Espero que sí.  Esa es la parte más importante de… oh, ahí está tu oficina y tu escritorio.  ¡Ya los vi!”  Sierra sonrió.  “Se ve bien, pero deberías estar en el comercial.  Eso lo haría mucho mejor”.

“Gracias”, expresó el padre con una sonrisa.  “Me alegra que así lo creas”.

El comercial de la compañía de papá terminó y Sierra se levantó para irse.  “Voy a leer un rato en mi cuarto”, indicó.

“¿Y no te ibas a reunir con Melina?”, preguntó su padre.

Sierra negó con la cabeza.  “Melina ya no me quiere.  Ahora me ignora.  ¿Quién quiere ser amiga de una persona mala y egoísta como ella?”

“Espera un minuto… ten cuidado de no saltar a conclusiones”, explicó papá.  “Es probable que algo esté pasando con Melina que no sepas”.

“¿Como qué?”, preguntó Sierra.

“Bueno, quizá su padre se quedó sin trabajo o su mamá está enferma otra vez, y no está lista para hablar de ello.  Quizá necesite una comprensión especial y amor en este momento.  O podría ser que solo esté ocupada con otras cosas y no sea su intención ignorarte”.  Papá señaló la pantalla de la televisión.  “Así como la televisión no podía mostrar toda la oficina a la vez, no podemos ver todo lo que está sucediendo en la vida de otra persona.  No vemos el cuadro completo, pero Dios sí.  Y Él puede usarte para hacer brillar el amor de Jesús en la vida de Melina, ya sea que esté atravesando por una situación difícil en este momento o no”.

“Supongo que tienes razón”, admitió Sierra.  “No sé qué está perturbando a Melina en este momento, pero, sea lo que sea, debería estar ahí para ella”.  —  KATHERINE R. ADAMS

DEBES ESTAR AHÍ PARA LOS DEMÁS

VERSÍCULO CLAVE: PROVERBIOS 17:17

EN TODO TIEMPO AMA EL AMIGO.

¿Tienes problemas con algún amigo o miembro de tu familia?  A lo mejor te están evitando o actuando diferente.  Recuerda que tienes una perspectiva limitada en lo que tiene que ver con las demás personas.  Solo Dios sabe todo lo que pasa en la vida de una persona.  Así que no te rindas, sigue demostrando amor a esa persona y sigue ahí para ayudarle en lo que sea que esté atravesando.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.