El cerdo hormiguero

“¡Mamá, mira ese animal tan raro!”, exclamó Manuel mientras observaba a través de la cerca del zoológico de la ciudad.  Él y su madre disfrutaban al caminar por las distintas exhibiciones del zoológico y aprender datos divertidos acerca de los animales que Manuel nunca había visto antes.

“Es un cerdo hormiguero”, explicó mamá.

“¡Un cerdo hormiguero!  ¡Debería llamarse un narizón hormiguero!”, expresó Daniel con una carcajada.  “¡Mira el tamaño de su nariz!  Y tiene piernas pequeñas y orejas grandes.  Me preguntó por qué Dios lo creó con esa apariencia”.

“Bueno, leamos qué dice ahí”.  La madre caminó hacia un enorme letrero que explicaba todo acerca del cerdo hormiguero.  “Aquí dice que los cerdos hormigueros viven en los pastizales africanos.  Son nocturnos, así que duermen en madrigueras subterráneas durante el día y cazan su comida favorita por las noches, ¡las hormigas!  Utilizan su larga nariz para olfatear y absorber los hormigueros, y usan su larga lengua pegajosa para buscar las hormigas.  Aquí dice que sus piernas cortas ayudan a que su cuerpo permanezca cerca del suelo para que puedan encontrar fácilmente alguna señal de hormigueros, y tienen orejas grandes para oír si hay peligro”.  Mamá rio.  “Yo diría que Dios le dio al cerdo hormiguero todo lo que necesita para ser un excelente cazador de hormigas, aun si se ve un poquito raro.  La gente también es así”.

“¿Te refieres a las personas con nariz larga, como los cerdos hormigueros?”, preguntó Manuel.

“No, chistosito.  Me refiero a que Dios ha dado a cada persona dones y habilidades especiales para que lo glorifiquen y muestren Su amor a otros de una manera singular”, explicó su madre.  “Cuando yo era niña, mis compañeros de burlaban de mí por ser tan callada.  Pero ahora que soy enfermera, mis pacientes dicen que mi personalidad callada y cuidadosa hace que ellos se sientan tranquilos y cómodos”.

Manuel se quedó pensando un minuto.  “Hay un niño en mi clase, Ben, que es muy inteligente en matemáticas y siempre lee libros grandes sobre temas de ciencia.  Los niños se burlan de él por ser diferente.  Me hace pensar en el cerdo hormiguero… es un poquito raro, pero supongo que Dios lo hizo así con una razón”. 

Mamá sonrió.  “Jesús quiere que apreciemos los dones y talentos de otros y que los amemos como Él los ama.  Quizá podrías ayudar a Ben para que ya no se sienta raro, sino que se sienta especial”.  —  KENDRA ANGLE

TODOS TENEMOS HABILIDADES DADAS POR DIOS

VERSÍCULO CLAVE: 1 PEDRO 4:10

CADA UNO HA RECIBIDO UN DON ESPECIAL, ÚSELO SIRVIÉNDOSE LOS UNOS A LOS OTROS.

¿Sabías que Dios nos da a cada uno dones y habilidades especiales?  Algunos somos muy buenos para cantar, danzar o jugar fútbol.  Otros son buenos en matemáticas o para hacer que las personas se sientan aceptadas.  En lugar de burlarte de las personas que son diferentes, Jesús quiere que aprecies las destrezas y talentos que ha dado a otros, y que uses las habilidades que Él te ha dado para mostrarles Su amor.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.