El autor de nuestra historia

Durante la cena, Magdalena notó que sus padres se veían callados y tensos.  Su hermano mayor, Mateo, también lo notó y trató de romper el silencio.  “Me siento mal por el personaje principal del libro que estoy escribiendo”, comentó.  “Acaba de pasar por tantas cosas difíciles, incluyendo la muerte de su abuela.  Me alegra saber qué va a pasar al final y por qué tuvo que vivir todo eso”.

Al escucharlo, su padre suspiró.  “Bueno, hijo, me diste la introducción perfecta”.   Mirando de un lado al otro a Magdalena y Mateo, dijo: “Ya no voy a trabajar en la empresa de mercadeo.  La compañía necesitaba recortar presupuestos y fui uno de los despedidos”.

La niña abrió sus ojos con asombro.  “Y ahora, ¿qué vamos a hacer, papá?  ¿Por qué Dios permitió que esto suceda?”

Su madre habló.  “Hija, está bien.  Tenemos dinero ahorrado para este tipo de situaciones.  Con respecto a por qué Dios permitió que esto suceda, no lo sé.  Pero cuando afrontamos dificultades en la vida, me ayuda mucho recordar la historia de José.  Él fue traicionado por sus propios hermanos, vendido como esclavo, arrojado en la cárcel.  Pero Dios utilizó todo eso para ubicar a José en una posición de poder y salvar a Su pueblo de la hambruna.  Él sacó algo bueno de lo malo”.

El padre se inclinó hacia adelante.  “Es como el libro de Mateo.  El personaje acaba de pasar por muchas cosas malas.  Si fuera real, probablemente estaría muy asustado y confundido, como nosotros en este momento. Pero Mateo, como el autor de su historia, sabe lo que pasará al final.  Él hará que cada detalle sirva para que todo esté bien.  Y Dios es el Autor de nuestra historia.  No debemos tener miedo porque Él tiene el control, incluso cuando parezca que la historia terminará mal.  Pero Dios nos ha prometido un buen final, cuando Jesús regrese a arreglar todas las cosas, y entonces viviremos con Él para siempre.  No importa lo que suceda, tenemos esa promesa.  Confiemos en que el Señor nos ayudará a salir de esta”.

Magdalena y Mateo asintieron.  La niña cerró sus ojos y oró en silencio.  “Señor, gracias por cuidar de nosotros.  Por favor, ayúdame a confiar en que Tú, nuestro Autor, tienes el control.  Amén”.  —  NATALIE CROWE

DIOS SIEMPRE TIENE EL CONTROL

VERSÍCULO CLAVE: JEREMÍAS 29:11 (NVI)

 “PORQUE YO SÉ LOS PLANES QUE TENGO PARA USTEDES”, DECLARA EL SEÑOR, “PLANES DE BIENESTAR Y NO DE CALAMIDAD, PARA DARLES UN FUTURO Y UNA ESPERANZA”.

¿Te ha sucedido algo que te haya asustado?  Quizá uno de tus padres perdió su trabajo o un miembro de la familia falleció.  Puede ser fácil dudar de Dios en momentos de temor, pero recuerda que Él es el Autor de nuestra historia.  Incluso cuando nos suceden cosas malas, Él las usa para llevarnos a un buen final.  No debemos tener miedo, porque Dios tiene el control.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.