De verdad

“¿Qué te parece este?”, preguntó mamá.

“Está muy flaquito.  Necesitamos algo más gordito”.  Papá era muy quisquilloso cuando se trataba de encontrar el árbol de Navidad perfecto.  Era una tradición familiar.  Toda la familia se subía al automóvil y viajaban una hora hasta llegar a una granja donde cultivaban árboles de Navidad, en el medio de la nada.  Después tenían que hacer una caminata por la nieve hasta encontrar el árbol de Navidad perfecto.

“Oye, papá, ¿y no podemos comprar un árbol artificial y ya?  No puedo sentir mis pies”.

“Solo un rato más, Noé.  Tenemos un termo con chocolate caliente que nos espera en el automóvil.  ¿Dónde está tu espíritu navideño?”

“Creo que lo dejé en el carro, con mis guantes”.

“Muy gracioso”.  El padre señaló una fila de árboles.  “Creo que tu mamá y tu hermana acaban de encontrar el árbol perfecto.  Vamos a ayudarlas a cortarlo”.  Noé caminó arrastrando los pies en la nieve, tratando de abrigarse las manos al meterlas en las mangas de su chaqueta.

“¡Ese es el árbol perfecto!  ¡Buen trabajo, chicas!”  Papá gateó debajo del árbol y empezó a serruchar.  En poco tiempo, el árbol se vino abajo y el rico aroma del pino inundó el ambiente.

“En serio, papá.  ¿Por qué tenemos que hacer tanto esfuerzo tanto solo por un árbol de Navidad?”, preguntó Noé al recoger la sierra y guardarla.

“Hago todo este esfuerzo porque me recuerda de qué se trata la Navidad”, explicó el padre.  “Piénsalo.  Este árbol es de verdad.  No podríamos llevarlo a casa sin cortarlo… tuvo que morir.  Y así como este árbol, Jesús es la verdad.  La Biblia dice que Él es el camino, la verdad y la vida.  Y al igual que este árbol, Dios Lo envió a la tierra a morir por nosotros.  Hago todo este esfuerzo porque no quiero olvidar de qué se trata la Navidad”.

Noé sonrió.  “Qué genial, papá.  Probablemente yo siga con esta tradición cuando sea grande.  Solo no te olvides de poner regalos bajo este árbol.  Esa es otra razón por la que celebramos la Navidad: Jesús era el regalo de Dios para el mundo”.

Su padre sonrió.  “Ya sé cuál será el regalo perfecto para ti, Noé.  ¡Un par de guantes!”  —  JARED HOTTENSTEIN

JESÚS ES LA VERDAD

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 14:6

JESÚS LE DIJO: “YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA; NADIE VIENE AL PADRE SINO POR MÍ”.

¿Recuerdas de qué se trata la Navidad?  Es fácil que pensemos solo en el montón de regalos y en las luces de colores.  Pero el obsequio más perfecto de todos es el regalo que Dios nos ha dado en Su Hijo, Jesucristo.  Jesús es la verdad; no hay nada falso en Él.  El realmente vivió.  Realmente murió, venció a la muerte y resucitó de entre los muertos.  ¡Jesús está vivo!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.