Da lo que puedas

Ali quería poner más dinero en la canastilla de las ofrendas, pero solo tenía unas pocas moneas.  Mientras la canastilla avanzaba por el pasillo, ella observó cómo sus amigos depositaban varios billetes.  La niña frunció el ceño.  No le parecía justo que sus padres no pudieran darle más dinero para la ofrenda.  Ella quería hacer más.

Al día siguiente, Ali armó un puesto para vender limonadas y así levantar fondos para la iglesia.  Ella se sintió muy bien hasta que sumó las ganancias al final del día y se dio cuenta de que solo había conseguido unos cuántos dólares.

“Jamás podré dar tanto como mis amigos”, balbuceó Ali.

Su padre, que estaba buscando empleo por internet, levantó la mirada.  “¿Qué fue lo que dijiste?”

“Mis amigos ofrendan mucho más dinero que nosotros para la iglesia.  Mi dinero no hará la diferencia en comparación con lo que ellos dan, ni siquiera con la venta de la limonada”.

Papá negó con la cabeza.  “No se trata de cuánto dinero des, hija, sino de dónde viene”.

Ali arrugó la ceja.  “¿Qué significa eso?”

El padre cerró su computadora portátil.  “Hay una viuda en la Biblia que solo tenía unas pocas monedas, pero las dio como ofrenda.  Jesús aseguró que ella dio más que todos los demás, porque entregó todo lo que tenía.  Eso es lo que tú haces”.

“¿De veras?”, preguntó Ali.

Papá asintió.  “Has trabajado muy duro para ganar dinero en tu puesto de limonadas, y así dar más a la iglesia.  A pesar de que no te parece mucho, estás dando todo lo que puedes para ayudar a que nuestra iglesia muestre el amor de Jesús a las personas.  Eso es lo que importa.  Dios ve tu corazón y Él puede usar la cantidad que tú Le des para bien, aun si es solo un poquito”.

Ali miró su pequeño montón de billetes.  No era mucho, pero era todo lo que tenía.  “Creo que quiero armar otra venta de limonadas la próxima semana”, afirmó.

Papá sonrió.  “¡Seré tu primer cliente!”

Ali le devolvió la sonrisa.  Quizá no tendría muchas ganancias del puesto de limonada, pero era una manera de ayudar a su iglesia, así que quería hacerlo.  Ella quería dar de corazón.  —  BETHANY ACKER

DA DE CORAZÓN

VERSÍCULO CLAVE: 2 CORINTIOS 9:7

QUE CADA UNO DÉ COMO PROPUSO EN SU CORAZÓN, NO DE MALA GANA NI POR OBLIGACIÓN, PORQUE DIOS AMA AL QUE DA CON ALEGRÍA.

¿Alguna vez te ha preocupado que no ofrendas lo suficiente?  La Biblia dice que Dios ama al que da con alegría.  ¿Sientes alegría cuando ofrendas?  ¿Das de corazón, por gratitud por todo lo que Jesús ha hecho por ti?  Eso es lo que importa.  Dios puede usar para mostrar Su amor a las personas cualquier cantidad de dinero o de tiempo que ofrendes, aunque te parezca poquito.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.