Combinación olvidada

“No puedo abrir mi casillero nuevo”.  Krista frunció el ceño mientras veía el papel que tenía en la mano.  “Toma, mira el papel y díctame los números, por favor, Aura”.

“Claro”.  Aura leyó despacio las direcciones mientras Krista giraba el disco, y en unos momentos se abrió la puerta.  “Será mejor que memorices esa combinación”, sugirió su amiga.

“¿Para qué?”, dijo Krista.  “Le voy a tomar una foto para que esté en mi tableta”.  La niña sostuvo el dispositivo encima del pedazo de papel, sacó una fotografía y luego tiró la hojita. 

“Tenemos un nuevo versículo para esta semana”, le comentó su madre cuando la niña llegó a su casa, mientras señalaba un pizarrón en la pared en el que estaba escrito un versículo de la Biblia.  “Digámoslo juntas antes de cada comida y trabajemos para memorizarlo”.

“Oh, mamá”, se quejó Krista.  “¿Por qué tenemos que aprender un versículo cada semana?  ¡Odio memorizar!  ¿De qué sirve?  Si alguna vez necesito algún versículo, puedo buscarlo”.

“Es difícil que busques un versículo si no sabes las palabras que hay en él”, contestó la madre.  “Y memorizar la Escritura no se trata solamente de tener un versículo listo cuando lo necesites.  Se trata de atesorar la Palabra de Dios y ponerla en tu corazón.  Cuando lo haces, llevas contigo la verdad y las promesas de Jesús, y estas tienen un efecto sobre tus decisiones y tu forma de vida”.

Krista suspiró y luego cambió rápidamente de tema.  “Tenemos nuevos casilleros con clave en la escuela”.

“¿Cuál es tu combinación?”, preguntó mamá.

“No recuerdo, pero tomé una fotografía con mi…”  Krista levantó la vista de repente.  “Tableta”.  Rápidamente rebuscó en su mochila.  “Y metí mi tableta en mi casillero cuando estaba alistándome para salir.  ¡Olvidé sacarla!”, lloró.  “¿Y ahora?  ¿Qué hago?”

“Estoy segura de que te darán los números en la oficina”, sugirió su madre.

“Sí”, respondió Krista.  “Supongo que mañana me tocará ir temprano para pedirlo”.

Mamá se dio golpecitos en la sien.  “Esto te demuestra por qué necesitamos guardar algunas cosas aquí y no depender de la tecnología para todo”.  Después se dio golpecitos en el área de su corazón.  “Y también aquí”.

Krista sonrió.  “Está bien, mamá.  Ya veo que tienes razón”.  La niña fijó su mirada en el pizarrón y leyó el versículo en voz alta.  —  BARBARA J. WESTBERG

MEMORIZA VERSÍCULOS DE LA BIBLIA

VERSÍCULO CLAVE: COLOSENSES 3:16

QUE LA PALABRA DE CRISTO HABITE EN ABUNDANCIA EN USTEDES, CON TODA SABIDURÍA.

¿Podrías decir que la Palabra de Dios “habita en abundancia” en ti, como dice el versículo clave de hoy?  Para que sea así, te hace falta saber lo que dice.  La Biblia es preciosa porque nos dice quién es Jesús y qué hizo para salvarnos.  Cuando lees tu Biblia y memorizas versículos, la verdad de Dios y Sus promesas quedarán grabadas en tu corazón y tendrán un efecto en tu vida.  ¡Tú puedes hacerlo!  Comienza hoy mismo.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.