Cambios

“Emi, no sé qué hacer”, le confesó Adela a su hermana mientras se alistaban para ir a la cama.  “Quiero seguir visitando al abuelo en el hogar de ancianos, pero cada vez es más difícil.  ¿Recuerdas cuando solía jugar con nosotras y hacernos reír?  Ahora solo se queda en cama y a veces ni siquiera nos reconoce”.

“Esa horrible enfermedad del Alzheimer cambia todo”, opinó Emi.  “¡La odio!”

Cuando su madre entró para acostarlas y escuchar sus oraciones, se sentó en la cama de Emi.  “Las dos estuvieron muy calladitas cuando volvíamos del hogar de ancianos.  ¿Hay algo de lo que quisieran hablar?”

“No me gusta lo que le pasó al abuelo”, admitió Emi.

“No entiendo por qué tuvo que pasar”, agregó Adela.

Mamá cerró los ojos y respiró profundamente.  “Sé que es difícil.  Partes del cerebro del abuelo dejaron de funcionar como antes.  Con el paso del tiempo, el abuelo y el resto de nosotros tuvimos que hacer más cosas por él.  Ahora está en el hogar, donde hay enfermeras y más personal que nos ayudan a cuidarlo”.

“Es como las mamás y papás de los bebés chiquitos, que se encargan de todo lo que necesitan”, comentó Emi.

“Así es”, afirmó su madre.  “A pesar de que el abuelo no siempre recuerda nuestros nombres ni quiénes somos, todavía se acuerda de cómo amar.  Él no habla mucho, pero ¿han notado cómo a veces nos dice que nos ama?  Y sonríe cada vez que le dice ‘te amo’ a la abuela”.

“Sí”, expresó Adela.

“Y cuando cantamos ‘Cristo me ama’ juntos, él sabe toda la letra”, añadió Emi. 

“La buena noticia es que, a pesar de que el cerebro y el cuerpo del abuelo están muriendo lentamente, llegará el día en que tendrá nuevamente su cuerpo y cerebro perfectos.  De hecho, eso nos pasará a todos algún día.  La Biblia nos dice que, cuando Jesús regrese y resucite a los cristianos de entre los muertos, Él cambiará nuestros cuerpos terrenales débiles en cuerpos gloriosos como el Suyo”.

“¡Guau!”, exclamó Adela.

“Y entonces el abuelo recordará todo”, aseguró Emi.

Mamá asintió.  “Mientras tanto, oremos juntas para que el abuelo siga sintiendo nuestro amor, y para que nosotras sintamos el amor de Jesús durante este tiempo difícil”.  —  LYNDA BOUCHER

LOS CRISTIANOS SEREMOS CAMBIADOS

VERSÍCULO CLAVE: FILIPENSES 3:21 (PDT)

CRISTO VA A CAMBIAR NUESTRO MODESTO CUERPO PARA QUE SEA COMO SU PROPIO CUERPO ESPLENDOROSO. ESO LO HARÁ POR MEDIO DEL PODER QUE TIENE PARA DOMINAR TODAS LAS COSAS.

¿Conoces a alguien que tenga una enfermedad o discapacidad?  Quizá sea una condición que ha cambiado tanto su vida que ya no pueden hacer las cosas o interactuar con las personas como antes lo hacían.  Es difícil ver a alguien que amamos pasar por eso, pero recuerda que, si esa persona conoce a Jesús, Él le dará un cuerpo perfecto algún día.  No dejes de recordarles el amor de Dios y confía en que Él se encargará de ellos.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.