Calificaciones perdidas

—Mamá, ¡adivina qué pasó! —exclamó Adriel, quien entró corriendo en la casa al llegar de la escuela—. Jaime y Gustavo creen que es gracioso, ¡pero mi maestra está tan triste!

—¿Por qué? —preguntó su madre—. ¿Qué pasó?

Adriel tomó una manzana.

—La computadora portátil de la señora Castillo murió. Estaba funcionando bien en la mañana, pero ella salió del salón por unos minutos, mientras estábamos afuera durante el recreo y, cuando regresó, no se encendía —el niño mordió su manzana—. Me pregunto si Jairo y Gustavo tuvieron algo que ver con eso, aunque no sé cómo podrían conseguir algo así.

—¿Y por qué Jairo y Gustavo querrían que se dañe la computadora de la señora Castillo? —preguntó mamá.

—¡Porque todas nuestras calificaciones estaban guardadas ahí! —indicó Adriel—. Y ahora es probable que nuestras notas se hayan perdido. A Jairo y Gustavo les parece gracioso que, si la señora Castillo no puede arreglar su computadora, ellos no recibirán malas calificaciones en sus libretas.

—Creo que la maestra se las arreglará para sacar las calificaciones de una u otra forma —aseguró su madre.

—Bueno, espero que ella recuerde que saqué 10 en mi examen de historia —comentó Adriel—. ¡Me esforcé mucho para sacar ese 10!

—Sé que te esforzaste —afirmó mamá—. Pero sí puedo ver cómo esos niños a los que no les fue bien quisieran que sus calificaciones quedaran canceladas u olvidadas —ella miró pensativo a su hijo—. De hecho, sé exactamente lo que se siente, ¡y creo que tú también!

—¿Yo? —preguntó Adriel—. Sé que no soy el primero de la clase, pero siempre me ha ido bien en la escuela.

—Sí, pero ninguno de nosotros ha tenido una vida perfecta, ¿o sí? —preguntó su madre—. La Biblia dice que somos pecadores por las cosas malas que hemos hecho. Hemos fallado y no vivimos según el estándar perfecto de Dios. Pero ¿sabes una cosa? Aunque merecíamos reprobar la calificación, Jesús vivió una vida perfecta y después murió en la cruz para tomar el castigo que merecíamos, ¡y así nuestro pecado pudo ser cancelado! Cuando confiamos en Jesús, Él nos acredita Su bondad, para que podamos disfrutar la recompensa de la vida eterna con Él.

—Guau —expresó Adriel—. No lo había pensado. ¡Me alegra tanto que Jesús haya cancelado mi pecado y me haya dado a cambio la buena calificación que Él ganó!

HAZEL W. MARETT

JESÚS CANCELA EL PECADO

VERSÍCULO CLAVE: 2 CORINTIOS 5:21 (NTV)

DIOS HIZO QUE CRISTO, QUIEN NUNCA PECÓ, FUERA LA OFRENDA POR NUESTRO PECADO, PARA QUE NOSOTROS PUDIÉRAMOS ESTAR EN UNA RELACIÓN CORRECTA CON DIOS POR MEDIO DE CRISTO.

¿Cómo te sentirías si pudieras reemplazar una mala calificación con una buena? ¡La Biblia dice que sí puedes! Todos somos pecadores que fallamos, que no alcanzamos a vivir como deberíamos, pero Jesús murió para que nuestro pecado pudiera ser reemplazado con Su bondad. No puedes ganarte una calificación suficiente para pasar antes los ojos de Dios por ti mismo, necesitas la calificación perfecta de Jesús. Confía en Él hoy mismo y tu pecado quedará cancelado. (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.